El 30 de mayo de 1954, Antonio Bienvenida se encerraba con seis toros de Graciliano Pérez Tabernero en Las Ventas. ¡Ya han pasado 66 años!

En esa época, y en esa década, en la de los 60, no era de extrañar que una figura del toreo, en este caso Antonio Bienvenida, matase una gran variedad de encastes para demostrar su estatus y valía. – ¡Aquí mando yo! – En esa ocasión, y en ese día, 30 de mayo de 1954 Antonio Bienvenida se encerraba con seis toros en la plaza de toros de las Ventas. Tarde de triunfo que se prolongaría hasta la casa de la madre del torero, donde los aficionados no cesaron  de vitorearle durante varias horas.

En esa década, en la de los 60, pero también en la de los 40 y 50 y posteriormente, Antonio Bienvenida era uno de los toreros presentes en todas las grandes ferias. Un torero respetable y admirable. Nada más y nada menos, que 11 puertas grandes en Las Ventas le avalan. 1942, 1947, 1952, 1954 (2), 1955, 1959, 1963, 1966 (2) y 1971.