El 5 de junio de 2008, José Tomás cortó cuatro orejas en su regreso a Las Ventas. Un regreso por todo lo alto.

La del 5 de junio de 2008, es una fecha que todos recordaremos por la vuelta de José Tomás a la plaza de toros de Las Ventas. Sus fieles seguidores le esperaban en la primera plaza del mundo. Su vuelta, ya era un acontecimiento, pero al terminar la tarde, el acontecimiento, se convirtió en una tarde histórica e inenarrable por lo acontecido en el ruedo venteño. Volvió la mejor versión de José Tomás, por la vía clásica, la del toreo eterno. Su lote de Victoriano del Río, fueron la materia prima para esculpir sus dos obras, y en consecuencia irse sin orejas camino del desolladero.

Seis años de ausencia, y sexta puerta grande para el diestro de Galapagar.

Javier Conde y Daniel Luque, completaron en cartel. Pasaron de puntillas toda la tarde, ante un encierro, el de Victoriano del Río, con opciones.