El Gobierno adopta nuevas medidas para el sector taurino, y de esta manera se podrán dar festejos en la Fase 2 y Fase 3.

En el Boletín Oficial del Estado (BOE) (así lo pone de manifiesto tras la orden publicada este sábado 6 de junio de 2020) dice lo siguiente «las plazas de toros, recintos o instalaciones taurinas al aire libre podrán abrir en todas aquellas provincias que estén ahora en la Fase 2, pero con un aforo de un tercio de entrada y no más de 400 personas». (Medida con ciertas dudas según el aforo de la plaza)

En la Fase 3, «las plazas de toros, o instalaciones taurinas, podrán tener la ocupación de un 50% de su aforo, o hasta 800 personas». (Algo también ilógico e incomprensible que siembra las dudas en su ocupación)

Otra de las medidas para el desarrollo de los festejos taurinos en estas fases de la desescalada, serán las butacas pre-asignadas. (Algo lógico y coherente para guardar las distancias de seguridad)

Otra de las medidas será que aquellos materiales que sean suministrados a los usuarios durante el desarrollo de la actividad y que sean de uso compartido deberán ser desinfectados después de cada uso.

Mientras tanto, algo ilógico e incoherente, se siguen suspendiendo ferias, y el Gobierno, una vez más, juega con el factor sorpresa de la improvisación para seguir sembrando dudas. Y efectivamente, está bien reanudar los festejos taurinos y en consecuencia la temporada, pero por lo menos, cuando se tomen medidas, que no sean bajo la el factor sorpresa, o bien bajo la presión del sector y social. De ahí, ahora querer acelerar el ritmo para la apertura de las plazas de toros y reanudar con tanta prisa la actividad taurina, cuando hace 2 semanas, el Gobierno nos había dado la espalda de manera descarada.