Tras dar por concluido el estado de alarma el pasado 21 de junio del presente año, 2020, ya están en marcha varios certámenes taurinos; Alfarero de Plata en Villaseca de la Sagra, Promesas de Nuestra Tierra, en diferentes plazas de Castilla-La Mancha, o el Ciclo de las Novilladas de Promoción de las Escuelas Taurinas Andaluzas. Por otro lado, la empresa Lances de Futuro, hace una apuesta por el resurgir de la plaza de toros portuense. Y Madrid…¿Y Madrid? ¿Y Las Ventas? ¿A por uvas?

Rafael Garrido y Simón Casas, o siendo lo mismo, Plaza 1, la empresa gestora de la plaza de toros de Las Ventas, están a por uvas. Quieren comenzar parece ser (Tras sus declaraciones en otros medios de comunicación) la intención de celebrar la Feria de Otoño. La plaza de toros de Las Ventas, es una plaza de temporada, y no puede ni debe permitirse estar cerrada hasta el mes de octubre.

Por otro lado, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ya hizo una declaración de querer celebrar la Feria de Otoño, pero…¿Y antes? Sabiendo leer entre líneas, me da la sensación de que la tauromaquia en Madrid, está cayendo en los brazos de la política, o quizá, algunos políticos quieren hacer política con la tauromaquia, y de esta manera la están politizando. Algún periodista, ya deposita la salvación de la tauromaquia en la misma presidenta de la Comunidad. Ni la tauromaquia la sostiene Díaz Ayuso, ni Las Ventas debería ser ni estar tan manoseada, (También deduzco que tanta alabanza hacia la presidenta Díaz Ayuso, pueda ser por peloteo para sacar tajada)  Ahora cada uno que saque sus conclusiones, pero una vez terminado el estado de alarma, y con las medidas pertinentes para poder celebrar festejos taurinos en Las Ventas, al 75% de aforo, no encuentro la razón para que Plaza 1, no tenga ya planificada y anunciada, una temporada medianamente decente. (Bajo la compresión de la situación vivida  y derivada por el coronavirus, y en consecuencia el estado de alarma)

Y ahora bien, y yendo por partes. Un 75% de aforo en Las Ventas, son 3/4 de entrada. Unos 18.000 espectadores aproximadamente. Y 3/4 de entrada, es una entrada más o menos habitual (Unas veces algunos más y en ocasiones otros menos), durante la Feria de San Isidro, excepto en las tardes de las figuras, cuando se cuelga el cartel de «No hay billetes» 23.798 espectadores tiene Las Ventas concretamente. En las novilladas de verano, la entrada suele ser de unos 7.000 espectadores aproximadamente. Plaza 1, da los datos de aforo en la web de Las Ventas. Ahora no nos tomen el pelo por favor.

Unos verán una alegría poder celebrar la Feria de Otoño, bajo las palabras de Díaz Ayuso, (Yo también veo una alegría poder celebrar dicha feria) pero al mismo tiempo, veo una pena ver que en lo que queda de junio, y en los meses de julio, agosto y septiembre, la primera plaza del mundo no tenga intención de dar ningún festejo. (No hay pronunciación al respecto, ni comunicado de prensa aclarando esta situación)

Allá ellos. Luego la culpa íntegra de la situación es de Uribes, Sanchez, Iglesias, y del PSOE al completo, y quizá también del aficionado por buscar más culpables. Ya tienen un escudo y la excusa perfecta.

Algo de no mucho agrado para el aficionado están gestando entre varios en la plaza de toros de Las Ventas. Piden libertad en un paseo en defensa del sector taurino en la misma puerta grande de Las Ventas y cierran las puertas dicha plaza de toros hasta la Feria de Otoño. Está claro, intención no tienen de dar ningún festejo antes, pero intención con intereses de por medio. Menuda contradicción el paseo en defensa del sector taurino en el corazón de España, y Las Ventas cerradas hasta octubre. ¿Tomadura de pelo?

Deberían replantearse varias cosas en el sector, y en este caso más aún en Las Ventas, y es en vez de querer coger el trozo más grande la tarta, ajustar el dinero de las corridas. Es necesario y prioritario abaratar costes. Bajando los costos e impuestos, bajarían los precios de las entradas, y en consecuencia, harían más accesibles los festejos taurinos y los pondrían al alcance de la mayoría. Esa es la clave en los tiempos que corren.