Una de las ferias amables de verano, es la Feria de Julio de Valencia. Un serial más corto que la Feria de Fallas, pero no por ello menos importarte. Simplemente, la Feria de Fallas, al igual que San Isidro en Madrid en comparación de su Feria de Otoño, o la Feria de Abril de Sevilla, en comparación con su Feria de San Miguel, son su buque insignia y cabecera de temporada. Pero yendo al grano, tras la suspensión de la Feria de Fallas por prevención sanitaria ante la pandemia del coronavirus, de la Feria de Julio, y de Simón Casas, ni rastro.

El empresario francés, o mejor dicho su gabinete de prensa, emitió un comunicado en la página web www.simoncasasproduction.com, emitió un comunicado el pasado 16 de junio del presente año, para dar luz verde a la devolución de entradas en taquilla de Feria de Fallas tras su suspensión.

Algo chirría, cuando la web de Las Ventas, y la misma de SCP, y sus perfiles oficiales en Redes Sociales, no tienen actividad, ni hacen ningún guiño a dichas plazas. (Y otras tantas más bajo mandato) Al margen queda la Feria de Hogueras de Alicante, pues fue suspendida cuando aún no encontrábamos bajo el estado de alarma. Pero de igual manera, y siendo de segunda categoría la plaza de dicha ciudad bañada por el Mar Mediterráneo, no merece el desprecio de ser desatendida. Ni la plaza, ni su afición. Nacho Lloret, también anda muy callado últimamente.

Ahora bien, bajo este artículo personal y de opinión, cada cual es libre de sacar sus propias conclusiones al respecto de la situación en dichas plazas. Hoy mis líneas, con toda la educación y respeto del mundo, evidentemente son críticas. Mañana quizá, o pasado mañana, SCP, nos sorprenda con un ‘as’ sacado de debajo de la manga o la chistera. Pero la situación real, es la mencionada anteriormente. El empresario francés, en el momento menos esperado nos puede sorprender.