«Tengan paciencia los políticos, para suspender, siempre hay tiempo» Ese entre muchos, fue uno de los mensajes quizá más destacados que lanzó José María Vivas (Director editorial de la web burladero.tv, empresario y comentarista taurino en las retransmisiones de festejos populares en Castilla-La Mancha Media), desde el balcón de la Plaza Mayor en Colmenar de Oreja. Dicho mensaje, derivó en una ovación espontanea de los asistentes al paseo en defensa del sector taurino en dicha población.

Colmenar de Oreja, no podía fallar. Una de las poblaciones taurinas por excelencia en la Comunidad de Madrid, no falló. Era evidente. Colmenaretes y aficionados taurinos de pueblos de alrededor, se dieron cita en la mañana de hoy a las 12 horas en la Plaza del Arco, para reivindicar unos derechos de igualdad al resto de sectores. «La tauromaquia también es cultura, y somos familias, y solo pedimos igualdad al resto de sectores. No más beneficios, pero tampoco discriminaciones»  apostillaba Vivas, desde el balcón de la Plaza Mayor de dicha localidad, tras guardar un minuto de silencio por todas las victimas del coronavirus.

Los profesionales del sector taurino de Colmenar de Oreja, tampoco fallaron. Fernando Robleño y Juan Miguel Benito, junto con los novilleros locales, recortadores y la empresa PABECEMA SL, dignificaron más aún el paseo. Al igual que la Cuadrilla de Emboladores de Colmenar de Oreja, la mejor cuadrilla de España.

En el manifiesto leído, también intervino el Padre David Benavente, conocido cariñosamente entre entre la afición, como el cura de los toros. Sus palabras fueron de alabanza y ensalzamiento a la tauromaquia.

Pero Colmenar de Oreja, es un pueblo con gran afición al festejo popular, y las palabras del novillero Raúl Cámara, sirvieron como nexo entre el festejo popular y el toreo en plaza o festejo mayor. «Cuantos profesionales nos hemos vinculado al mundo del toro, gracias al festejo popular» afirmaba de manera contundente dicho novillero colmenarete.

En resumidas cuentas, Colmenar de Oreja, reivindica unos derechos dentro del sector taurino, y en consecuencia, lo hace de manera educada, pacífica, sin estridencias. Con un paseo ejemplar, sin alteraciones públicas ni escándalos. Así es Colmenar, ejemplar, y así, cuando queremos algo en igualdad, somos los taurinos.