Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid, no deja de hacer lo posible e imposible por ganar votos del sector taurino, pero, ¿Para cuando hará cumplir el pliego de la plaza de toros de Las Ventas? Tan malo es abrazar la tauromaquia para ganar votos, o rechazarla por no considerarla cultura. Evidentemente las fotos y la imagen de Ayuso, venden, pero no convencen.

En el día de ayer, Almeida (Al cual considero un excelente político y alcalde de Madrid por su objetividad y forma de manejar las situaciones con cierto grado de tolerancia) e Isabel Díaz Ayuso, firmaron el acuerdo para «seguir disfrutando a la tauromaquia» el cual recoge la vuelta de la representación institucional a las corridas en Las Ventas y la recuperación de las subvenciones públicas a la escuela municipal a la que la corporación de Manuela Carmena la retiró. Escuela Taurina de Madrid Marcial Lalanda. 60.000 euros anuales  ¿Y? Isabel pone la imagen en la monumental, y todo tan bonito, y el ingenuo tan contento. ¡Menuda tabla de salvación! La regidora también ha justificado su apoyo a la tauromaquia porque crea «cientos de puestos de trabajo».

Tanto daño hace Unidas Podemos con su querido Pablo Iglesias dando la espalda al sector taurino en coalición con el PSOE y el Ministro de Cultura, como la señora Ayuso con estas pamplinas, pero no haciendo cumplir el pliego de condiciones de la plaza de toros de Las Ventas. Hagan un favor, saquen las manos del toreo y no lo vinculen con una ideología políticas

Mientras tanto, Garrido y Casas, atrincherados en el silencio. Saquen también ustedes las manos del toreo por favor.

Por último, siendo claro y contundente, nos pretenden vender la moto escacharrada con el traslado de la escuela José Cubero Yiyo, al sitio de origen. Son dos escuelas diferentes. Quizá todavía, alguien piensa que fue un traslado, y fue una jugada por crear otra escuela paralela en Madrid, tendiendo como sede y sitio de congregación para los jóvenes aprendices, la plaza de toros de Las Ventas. Puro marketing e imagen. Nada más.

Las Ventas, necesita otro trato político y empresarial. Pero por desgracia, más de un periodista con cierto fanatismo «Ayusero» apoya y ve en la presidenta y en la Feria de Otoño una tabla de salvación. Falta hace una buena limpieza, más objetividad, y menos manipulación.