Cuando faltaban menos de 24 horas para la corrida que estoquearía Javier Cortés en solitario en Miraflores de la Sierra, y retransmitida por TOROS, su alcalde ha decido suspenderla por dos casos detectados de coronavirus en dicha población.

La taquilla de esta corrida de toros en la que reaparecía Cortés, iba donada a la residencia Perpetuo Socorro de dicha localidad.

Demasiada casualidad esta suspensión, 24 horas antes, y con dos casos concretos localizados. Según su alcalde, «por prevención». Y yo añado, que para la prevención, y poder hacer una vida medianamente normal, ya tenemos establecidas en la sociedad unas medidas de seguridad (Mascarillas, geles, distancia de seguridad, etc) para poder prevenir más contagios.

Quizá su edil, Luis Guadalix Calvo, debería tomar otras medidas también más extremas. Cerrar establecimientos, y solo dejar abiertos los más necesarios (Tiendas de alimentación y farmacias) y confinar por 15 días dicha localidad. Algunos alcaldes, toman medidas desfasadas y fuera de toda lógica. O simplemente, hacen o deshacen bajo su soberano antojo.