Castilla-La Mancha ha reducido su porcentaje de aforo en las plazas de toros, pasando del 75% al 50%. Osea, media plaza.

Tras haberse aprobado una nueva normativa sanitaria por los rebrotes de esta última semana, Castilla-La Mancha ha reducido su porcentaje de aforo en las plazas de toros, pasando del 75% al 50%. Una nueva medida de prevención y evidentemente más estricta, para hacer frente al Covid-19, y de esta manera, queda modificado el Decreto 24/2020, del 19 de junio de este presente año. Ahora el artículo 37 dice lo siguiente: «Todas las plazas, recintos e instalaciones taurinas podrán desarrollar su actividad siempre que cuenten con butacas preasignadas, y no se supere el cincuenta por ciento del aforo autorizado»

Por otro lado, han quedo suspendidos los festejos taurinos populares (Encierros urbanos, por el campo, y suelta de reses en las plazas) Dicha suspensión, podrá ser objeto de revisión en función de la evolución de la situación epidemiológica y sanitaria.

Esta nueva medida, supone para el empresario un riesgo aún mayor, y por otro lado más mérito, a la hora de organizar una corrida, novillada, festejo de rejones, o concurso de recortes. La situación ahora es más complicada, y las medidas más estrictas.