Gran tarde de toros hemos podido disfrutar en Linares, con tres toreros jóvenes que han estado cumbre con una corrida que la han compuesto tres toros de Luis Algarra y tres de Parladé. El gran momento de Álvaro Lorenzo, Juan Ortega destapando el tarro de las esencias y la templanza y personalidad de Daniel Crespo, han hecho las delicias y el disfrute del respetable en una tarde de toros, marcada por las buenas formas de la terna. El escalafón superior, tiene relevo generacional, siempre y cuando los dejen paso y abran puertas. ¿No?

El primero de Luis Algarra, un toro bien hecho, lo recibió Ortega por verónicas a cámara lenta, rematando con una media con media de remate. El toro con buen tranco, galopó en el segundo puyazo. En el último tercio, sacó poca fuerza y se paró pronto protestando en los engaños. Faena basada en cuidar al toro que protestaba y se defendía por ambos pitones. Dos pinchazos hondos.

El segundo de Algarra, salió suelto en el capote de Lorenzo. Tras el encuentro con el caballo y el tercio de banderillas el toro dejó ver su buena condición, con un puntito de clase. Álvaro comenzó la faena de muleta por alto y de rodillas, templando al mismo tiempo la embestida del animal. El toro metió la cara en la muleta aunque le faltó codicia. El toledano toreó con la izquierda bajando la mano y con mucha profundidad, rematando las mismas con el de pecho. Su labor llegó fácilmente al tendido. Cerró con manoletinas con la muleta oculta detrás del cuerpo sin espada muy meritorias. Media estocada.
Vuelta al ruedo merecida al toro

El tercero de Luis Algarra, salió muy distraído en el saludo capotero con el capote y protestó en el caballo. Crespo, comenzó la faena de muleta por bajo y muy firme aunque sosa la embestida del toro,  por lo que le costó llegar al tendido. Muy bien aire en el toreo fundamental por ambos pitones. Una pena que el toro tuviera poca transmisión. Pinchazo sin pasar, media estocada, un mete y saca que hace daño y se echó el toro.

Cuarto toro de Parladé fue devuelto a los corrales y en su lugar salió un sobrero del mismo hierro. El toro, ya manifestó flojera en el saludo capotero de Ortega. Tras el encuentro con el caballo, Juan realizó un quite por chicuelinas rematando con una media llegando al tendido. Con la muleta, Juan estructuró una faena basada en el gusto y en el temple, sabiendo aprovechar las virtudes del pitón izquierdo del sobrero de Parladé. Toreó con la planta erguida, y con las zapatillas clavadas en el suelo. Los naturales por el derecho cuando soltó la espada, toreando con la bamba de la muleta, fueron el punto álgido de la faena. Por ambos pitones, firmó tandas y naturales de esos que te hacen soñar el toreo. Media estocada y golpe de descabello.

El quinto, salió echando las manos por delante en el saludo capotero de Lorenzo y volviéndose del revés. El toro suelto en el caballo y en banderillas, dejó entrever que todo quedaría en el último tercio en las manos del toledano. Álvaro comenzó la faena ayudando al toro toreando en línea recta.ayudándolo en línea recta. Lorenzo lo intentó por ambos pitones, aunque al toro le faltó fijeza. Eso sí, el torero en todo momento mostró aplomo y seguridad estando por encima del animal. Estocada.

Sexto toro de Parladé, salió frío y ya manifestó su escasez de fuerzas. Tras el encuentro con el caballo y el tercio de banderillas, ya quedó totalmente definida la condición del animal. Crespo toreó muy despacio en los primeros compases de la faena, para afianzarse él, y al toro. Toreó con ritmo, compás, y sin prisas, cincelando una faena por ambos pitones con personalidad propia. Estocada casi entera, o más de media estocada en todo lo alto.

FICHA DEL FESTEJO.

Plaza de toros de Linares. 25% de aforo según la normativa de la Junta de Andalucía. Tres toros de Luis Algarra y tres de Parladé de buen juego en líneas generales para el torero.

Juan Ortega. Silencio y dos orejas

Álvaro Lorenzo. Dos orejas y oreja

Daniel Crespo. Palmas y oreja