Trenzar el paseíllo ante una de Miura, nunca es fácil, y menos en una temporada tan atípica. El toro de Miura, tiene una morfología y un comportamiento totalmente diferente al resto. La casta fundacional Cabrera, tiene unos matices muy diferentes al resto de ganaderías, y encastes. Te prueban y te ponen al filo de la navaja en cada muletazo. De ahí aún más reconocible, el esfuerzo de Tendero, «Calita» y el torero revelación de la temporada, Gómez del Pilar. Ni con los de Zahariche se aflige el de Cedillo del Condado, y una vez más, puso sus cartas sobre la mesa. Y las cartas que maneja, son buenas.

El primero de Miura salió en su línea de su encaste tan característico. En el caballo, simplemente cumplió con una entrada, y en banderillas ya dejó entre ver cual sería el devenir del último tercio tras su noble comportamiento durante la brega. Tras brindar al respetable, Tendero intento estructurar faena, y hubo algunos pasajes con cierta brillantes, pero no hubo entendimiento entre toro y torero. Lo intentó por ambos pitones pero sin acople y sin aprovechar la cierta nobleza que ofreció el animal. Varios pinchazos.

Tendero con el cuarto, estuvo por momentos en apuros en el saludo capotero. Tras el encuentro con el caballo (Dos puyazos), el toro mostró un mejor tranco y así lo evidenció en banderillas. En el último tercio, el manchego puso toda la carne en el asador y no escatimó en esfuerzos. En ocasiones quizá demasiado acelerado, pero le consiguió meter en la muleta por ambos pitones, y por momentos llegó al tendido con fuerza. Estocada.

El segundo, nada más salir, hizo gala de su casta fundacional. Cabrera. Frenado totalmente el capote de «Calita», desentendido en el caballo, y un cabrón en banderillas queriendo cazar. El torero, con toda su buena intención, quiso y uno pudo. Malo si le ponía la muleta a media altura, y peor aún, si le intentaba meter en los vuelos de la muleta. Entre tanto el de Miura, quedándose a la mitad del muletazo y soltando la cara, siendo pero por el izquierdo que por el derecho. Estocada

El quinto de la tarde, fue un toro incierto de salida, y así sucesivamente en los tercios de varas y banderillas. Una papeleta para «Calita» en la muleta. Todo o nada. Todo en la mano del torero que brindó al respetable la lidia y muerte del último de su lote. El torero por la vía del toreo bueno, lo intentó por ambos pitones con un toro de embestida sosa, pero sin olvidar que es Miura. «Calita» lo entendió por ambos pitones, y por momentos hubo pasajes de buen toreo al natural, llegando de manera considerable al tendido. Con la diestra citó con suavidad, y de igual manera, al de Miura le sopló un par de tandas con mucho gusto. Las buenas formas le acompañan. Estocada baja, estocada y dos golpes de descabello.

Del Pilar saludó al tercero con una larga cambiada en el tercio. Este de la legendaria ganadería, no mostró buenas formas en los tercios de varas y banderillas. No se pueden  olvidar sus peculiaridades en las embestidas. Noé tras brindar al respetable, hizo lo imposible. Evidentemente está en un momento dulce y lo ve claro. Supo estructurar una faena basada en las medias alturas con la mano diestra. Por el pitón izquierdo, el peor del toro, también le sopló un par de tandas perdiéndole un paso. Tres pinchazos y estocada.

Con el sexto, Gómez del Pilar supo jugar los brazos para recibir por verónicas al toro más grande y con romana de la tarde. En el caballo, apretó en sus dos encuentros. En banderillas, presentó dificultades, quedando ya todo en manos del toledano de cara al último tercio. Noé, no escatimó ni un ápice con la muleta, pero el de Miura en el último tercio, no quiso entrar en la muleta del toledano. Del Pilar estuvo al filo de la navaja en varias ocasiones sobre todo cuando cogió la muleta con la zurda. La exposición del torero, fue máxima, pero con todas y con esas, no menguó. Estocada y varios golpes de descabello.

FICHA DEL FESTEJO:

Plaza de toros de Almoguera. Media plaza según normativa. Toros de Miura de juego variado, siendo el mejor para el torero el cuarto

Miguel Tendero. Silencio y oreja

«Calita» Silencio y palmas

Gómez del Pilar. Ovación y palmas