«De aquellos polvos estos lodos» es la consecuencia que está sufriendo el sector taurino, tras la nefasta gestión política para hacer frente al COVID-19

El refranero español no falla, y de ahí el titular éste, junto con la fotografía de portada del concurso de recortes programado para el día de hoy, sábado 3 de octubre de 2020 en la localidad toledana de Añover de tajo. De aquellos polvos vienen estos lodos. En esta ocasión, y con toda lógica aunque nos duela, aplazado. Pero en resumidas cuentas, la fotografía de portada, sirve para defender con argumentos, esta noticia, y al mismo tiempo artículo de opinión personal.

Significado: «La mayor parte de los males que se padecen son la consecuencia de descuidos, errores o desórdenes previos, e incluso de hechos aparentemente poco importantes»

Esto es lo que tenemos ahora, tras la oleada ya previsible por todos excepto por el PSOE. Parecía ser que Sánchez en el mes de julio, daba por vencido al virus, y todo sería aparentemente normal. O su «nueva normalidad» En esta ocasión queda aplazado sin fecha, un concurso de recortes, ya que Añover Tajo, por su situación epidemiológica, entró en fase 2 el pasado día 1 de octubre. Evidentemente, y sin estar en esta situación, la fase 2 en la provincia de Toledo, el concurso no hubiera sido aplazado. Pero…¿Y los demás festejos taurinos fuera de la provincia de Toledo aplazados o suspendidos dentro de la nueva normalidad durante los meses de julio, agosto y septiembre? La Comunidad de Madrid, la más, y perdonen la expresión, puteada por los políticos. Ahora con una situación epidemiológica bastante más seria, viene al pelo el refrán español, «de aquellos polvos estos lodos» Y siempre, el sector taurino, el más perjudicado.

Sin querer tocar la política, ya que desgraciadamente el sector taurino está manejado y maniatado por los políticos actuales, (unos a favor y otros en contra) más les valdría hacer las cosas bien hechas, para no tener estas consecuencias tan negativas hacia el sector, y el resto de  sectores en general, y en consecuencia el pueblo. Ellos están para servirnos y poner remedios, y no zancadillas.

La pérdida económica y sus consecuencias negativas tras la suspensión de las ferias de primera categoría, no tiene precedentes en la historia de la tauromaquia. Sin dejar de lado las ferias de segunda, o los festejos en las plazas de tercera o portátiles.