El novillero Víctor Cerrato, destacó en un tentadero de machos con novillos de Antonio San Román en la finca El Duende en Mocejón (Toledo) tras un despliegue de buen gusto, torería, cabeza despejada y mano baja.

Cuando uno quiere, es capaz de dar un festejo, aunque sea en una finca privada con un aforo muy limitado, realizando un tentadero de machos. Saúl Benayas, propietario de la finca El Duende, junto con su socio, José Luis Madrigal, lo realizaron y mediante este tentadero, pudimos ver el buen momento del novillero sin picadores Víctor Cerrato, que estará en 18 de octubre en Ubrique, en la final del Circuito de Novilladas de Andalucía. La mano baja del novillero al citar, y las buenas formas de meter al novillo en la muleta por ambos pitones, sobre todo con la zurda, dejaron de manifiesto los mimbres que atesora dicho novillero. A parte de luchar con añadido extra, el Dios Eolo.

Alejandro Parralo, matador de toros, estuvo delante de un novillo bruto, pero sin malas formas, y al final lo acabó convenciendo y metiéndolo en la muleta.

José Luis Madrigal, novillero retirado tuvo en sus manos un novillo de embestida más informal, que junto al aire, tuvo la misión imposible, de sacar agua de un pozo seco.