Tras un año desolador en España para todos los sectores, y siendo el taurino el más perjudicado tras el azote por la pandemia del coronavirus, y una temporada literalmente truncada, ¿Y ahora qué? Pueden hacer las maletas e irse.

Las Ventas, la primera plaza del mundo, con la feria taurina con más prestigio y presupuesto del orbe taurino, no podía dejar una temporada en blanco, y la han dejado. Y los cuatro de la fotografía de portada, Simón Casas, Rafael Garrido, Miguel Abellán e Isabel Díaz Ayuso, en mayor o menor medida, tenían la responsabilidad en sus espaldas, de realizar algunos festejos sueltos en dicha plaza, tras levantarse el estado de alarma. el pasado 21 de junio del presente y fatídico año. Evidentemente, ahora no. Pero más lejos de eso, ni han tenido el decoro de hacer un comunicado oficial a través de sus perfiles oficiales, explicando los motivos de dejar esta temporada en blanco en la Comunidad de Madrid.

Yendo por partes, y por un lado, no tenían excusas para no intentar programar una temporada corta. 8 o 10 festejos. No más. Es comprensible bajo la situación actual en España. Evidentemente, los empresarios, Simón Casas y Rafael Garrido, han declinado por no arriesgar su capital. El perder no va con ellos. Miguel Abellán, Director Gerente del Centro Asuntos Taurinos de la Comunidad de Madrid, no tenía ganas de presionar a los empresarios, pero tampoco a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, para que Simón Casas y Rafael Garrido, cumpliesen con el pliego de condiciones de la plaza de toros de Las Ventas, pero teniendo la consideración de la situación actual del país. Sobre Ayuso, recae la mayor parte del peso, para que Plaza 1, (Simón Casas y Garrido) hubieran de algún modo, realizado algún festejo en la plaza más importante del mundo. Evidentemente, Abellán, no le plantaría cara nunca a Díaz Ayuso, pues el torero madrileño entró en las listas del PP presentándose  como candidato al Congreso de los Diputados por Madrid el 28 de abril de 2019. Mala alianza hizo queriendo vincular al sector taurino, con una idea política, y todo eso pasa factura. Los toros no son ni de izquierdas ni de derechas.

El francés, y el empresario español, Simón Casas y Rafael Garrido, no han querido salir ésta temporada de su zona de confort. Les interesaba ver pasar el chaparrón, refugiados bajo el paraguas de la cobardía. No han querido apostar, mientras otras empresas, han apostado en firme. ¿O el dinero de Casas y Garrido vale más que el de el resto de empresarios? o dicho de otra manera, ¿Vale menos el dinero de los empresarios que han apostado ésta temporada, que el patrimonio de Casas y Garrido? Dos oportunistas ambiciosos, por estar en el poder y domeñando una plaza de toros. La primera del mundo. La historia de Las Ventas, y el respeto de sus abonados y aficionados puntuales, os queda grande.

Pero Díaz Ayuso, y ella sí… Isabel, tiene las llaves de Madrid y de Las Ventas. Las llaves de la presión hacia los empresarios ya citados. (Siempre bajo la compresión de la situación actual) Las llaves de abrir una ventana para los aficionados en el corazón de España. Pero no, Isabel Díaz Ayuso, prefería tener guardadas las llaves en el bolso, y posar con los toreros que se han prestado para su circo fotográfico, queriendo abrazar más votos del sector taurino para el PP. Ayuso posa bien, y eso ya nos queda claro. Los toreros que la han acompañado, cayeron en su trampa, y ni han sacado la cara para que la plaza de toros de Las Ventas, se hubiera abierto en el presente año.

Un madrileño residente en Castilla-La Mancha (Un servidor), veía pasar la temporada durante los meses de julio, agosto, septiembre y octubre, con la esperanza de ver Las Ventas con las puertas abiertas, y con todas las medidas pertinentes de seguridad implantados por la Comunidad de Madrid, para el desarrollo de los festejos taurinos. Muchos, pocos, pero algún festejo. Y no, no tiraré por tierra los festejos vistos en la provincia de Toledo, o dentro de la Región, o mismamente en Andalucía. Valoro más aún la apuesta de los empresarios que han apostado en firme por no dejar las cosas pasar, y hacer que las cosas pasen. Ahí la diferencia entre la alianza de Casas y Garrido, y el resto. Mis respetos para todos aquellos empresarios con la capacidad de arriesgar su capital y patrimonio. La pandemia es para todos por igual, pero no igual para todos.

El único consuelo, es que la plaza de Las Ventas sigue y seguirá ahí, y vosotros tarde o temprano, haréis las maletas. Podéis iros ya, y sin despediros. No hace falta ni cerrar la puerta. Dejarla abierta y con las llaves puestas. Nos haríais un favor.