Mientras en el día de hoy, 23 / 10 / 2020, las derechas de España disputan su hegemonía, (Casado y Abascal cada cual con sus motivos) el PSOE de Sánchez en coalición con Unidas Podemos, y el apoyo de los separatistas, independentistas, golpistas y herederos de la ETA, intentan borrar nuestras tradiciones, sello de identidad, y peor aún, nuestra Cultura. La Cultura de los españoles, de izquierdas y de derechas. La de los españoles que quieren festejos taurinos, y son libres de elegir o no de manera democrática, el presenciar una corrida de toros.

Ahora bien, y la cosa cada vez está más complicada para el sector taurino y la cabaña brava, cuando en el día de hoy, jueves 23 de octubre de 2020, en el pleno del Parlamento Europeo, ha pedido que la Política Agrícola Común (PAC) que entrará en vigor en el año 2023 no conceda ayudas asociadas para la cría de toros cuyo destino final sea su venta para actividades relacionadas con la tauromaquia. En resumidas cuentas. La sentencia en firme para el ganadero de bravo español. Y yendo al grano; la ayuda a la renta asociada excluirá proporcionalmente el número de cabezas de ganado vacuno cuyo destino final sea la venta para actividades relacionadas con las corridas de toros, tanto por venta directa como a través de intermediarios.

La enmienda en el Parlamento Europeo tras la votación, ha salido adelante con 335 votos a favor, 297 en contra y 60 abstenciones. Los votos a favor y en contra, en la actualidad, no nos deberían de sorprender, cuando el PSOE de Sánchez en coalición con Unidas Podemos, rechaza la historia e idiosincrasia del pueblo español, sus tradiciones y raíces, y en calidad de aliados, busca el respaldo de independentistas, golpistas y separatistas, y herederos de ETA, esos hombres de paz según Arnaldo Otegui. La únicas excepciones cabales y coherentes de la bancada de izquierdas, han venido por parte de la andaluza Clara Aguilera y el extremeño Nacho Sánchez Amor votando en contra.

PP, Ciudadanos, Vox y PNV han votado en contra de la retirada de dichas ayudas. Unidas Podemos, JxCat, Catalunya En Comú, Bildu y ERC han apoyado la iniciativa. Nada nuevo ¿No? Cualquier seña de identidad de España, les molesta, la rechazan, y con ello nos rechazan, coartándonos nuestros principios. Esta es la democracia dictatorial que ellos quieren, independientemente de lo que arrasen por el camino. ¿Hasta cuando?

Y por cierto, no es la primera vez por parte del Parlamento Europeo, en querer arrinconar al sector taurino, usando al ganadero de bravo en calidad de rehén. Lo intentaron en 2015, y les acabó saliendo el tiro por la culata. Hoy, y por desgracia, el mapa político es otro en España, y la separación y confrontación cada vez es más cerca. El desgaste por parte de algunos grupos políticos que nos están haciendo al sector taurino, está fuera de toda lógica.

Pero lo peor de todo, es cuando los partidos animalistas, mayormente liderados por ideologías de izquierdas radicales, quieren dar lecciones de ecología. Y desconocen el tesoro que tenemos en España con la cabaña brava y su diversidad de encastes, y en torno al toro bravo, el ecosistema que vive al lado de él, y de las dehesas. Lecciones de moral, ética y ecología, ninguna por favor. ¡Gracias!

Sin querer, o más bien queriendo, (Y esto entre todos) han acabado politizando la tauromaquia y al sector taurino. De aquellos polvos, estos lodos.