Una vez conocida y anunciada la temporada taurina en Istres, (Francia) incluyendo su Feria de Junio, ya nos hemos llevado la primera en la frente, cuando aquí en España se nos llena la boca (Me incluyo yo) de decir que el país vecino, es un ejemplo y nos da lecciones morales en tauromaquia. Sí, pero no.

De ser nuestro país vecino un ejemplo moral y ético, el torero toledano Noé Gómez del Pilar, debería estar anunciado en los carteles de la temporada taurina en Istres por méritos propios. Ser el torero revelación de la temporada 2020 aquí en España, avalado por sus actuaciones en Ávila, Esquivias, La Torre de Esteban Hambrán, Valdepeñas, Almoguera y Logroño, le debería valer para partir en otra posición en la temporada 2021.

Esta injusticia y atropello, aunque aún queden carteles por cerrar, y no es tarde para que entre el torero toledano en Istres, desmonta muchas teorías y comparaciones absurdas. Para el día 17 de octubre en la corrida con toros de Virgen María, los puestos están libres. Ahí lo dejo… Ni España es mejor que Francia, ni Francia está por encima de España moral y éticamente en cuestiones de tauromaquia. Simplemente son diferentes. Un país no está por encima del otro. Todo depende de quienes gestionen la plaza, y cuales sean sus patrones para la confección de sus ferias.

La temporada 2020 marcada por la pandemia del coronavirus, nos debería valer para abrir los ojos. Pero me temo que nada cambiará, y todo seguirá igual. En Francia y aquí en España, las injusticias siguen siendo el pan nuestro de cada día, con lo cual, lecciones las justas, o quizá ninguna.