José María Garzón, bajo la empresa Lances de Futuro, ha sido el empresario valiente del año, capaz de dar toros en plaza de primera en una temporada maltrecha. Y lo hizo en Córdoba el Dia de La Hispanidad.

Cuando queda una semana para terminar este maldito año 2020, es inevitable pensar en esta temporada maltrecha marcada por la pandemia del coronavirus. Seré breve, directo y sin andarme por las ramas. No miremos fuera, ni señalemos a la izquierda más radical, o al señor Iglesias y compañía. El mal o los palos en las ruedas los tenemos también dentro, y casi, son peores que los ataques exteriores y sin fundamento alguno.

Cuando muchos empresarios han aprovechado la pandemia para no subir la persiana en las plazas de primera categoría, Garrido, Simón Casas y otros tantos más, el empresario de Lances de Futuro, José María Garzón, no dudó en apostar fuerte para dar toros en plaza de toros de Córdoba el 12 de octubre del presente año, con las pertinentes medidas de seguridad establecidas por la Junta de Andalucía. Y para colmo, recibió un aluvión de criticas carniceras y destructivas. La primeras vinieron de ANOET, por la corrida que organizó dicha empresa en El Puerto de Santamaria el pasado 8 de agosto, en conmemoración del 140 aniversario de la Real Plaza de Toros de dicha localidad.

Pero dejando al margen la polémica sobre la corrida del toros del 8 de agosto en El Puerto de Santamaria, Garzón, quiso apostar el Día de La Hispanidad en Córdoba. La única plaza de primera en abrir sus puertas en esta temporada maltrecha. La apuesta era fuerte, pues en el mes de octubre, la segunda ola del COVID-19, ya la teníamos prácticamente encima. Era tirar la moneda al aire, y cruzar esa línea roja solo apta para valientes. El empresario apostó, y evidentemente cumplió con sus expectativas. (Desconozco las económicas y tampoco me interesan) Dar una tarde de toros en una fecha tan señalada para los españoles, en una plaza de primera categoría, y de esta manera, no dejar pasar en blanco la temporada taurina en Córdoba.

2215174 Processed with Snapseed.

El mundo del toro, es para valientes, pero no sólo para los que se visten de luces. También cabe la valentía para los empresarios capaces de arriesgar su capital, aún sabiendo la limitación del aforo para dar festejos taurinos, sobre las medidas sanitarias pertinentes. Muy lejos quedan de José María, todos aquellos, en no querer afrontar esta situación con dignidad y valentía. Pueden dejar su puesto libre, y vender panderetas y matasuegras.

Pero haciendo una lectura de lo sucedido en esta temporada, y queriendo ver el vaso medio lleno en vez de medio vacío, me quedo con la disposición de muchos, que en vez de querer empañar la imagen del sector taurino, luchan por mirar al frente contra viento y marea, y son capaces de sobreponerse antes las adversidades y circunstancias. José María Garzón, el empresario del año, capaz de dar toros en plaza de primera en una temporada maltrecha marcada por el coronavirus, y toda la piratería fraudulenta del sector.