Cuando hablamos del desastre que está sufriendo el sector taurino por culpa de la pandemia del coronavirus, siempre miramos al ganadero, por no poder lidiar sus reses, y al torero, por no poder trenzar el paseíllo. Pero… ¿Y la difícil situación que está viviendo los rejoneadores? Yendo por partes, y cada una en su sitio.

El sector taurino está viviendo unos momentos dramáticos. La abrumante reducción de festejos ha hecho que muchos toros en el año 2020, se quedasen en el campo o fuesen camino del matadero. El año pasado, los cuatreños, tenían un año más de margen, pero en este 2021, esos cuatreños del 2020, ahora son cinqueños. Por otro lado, los toreros que no torean, o torean un número muy reducido de festejos, de la misma están sin ver la luz al final del túnel, y sus cuadrillas más aún. No torea el torero, pues la cuadrilla tampoco. Pero los grandes olvidados parece ser, son los rejoneadores. Los caballos comen los 365 días del año, y necesitan un entrenamiento diario. Nunca sabe uno cuando puede sonar la flauta. Evidentemente los gatos para mantenerse de un rejoneador, y sin querer entrar en números y en comparaciones o porcentajes, es mucho mayor al de un torero. Cosa lógica ¿No?

Las cuentas no salen, pues con una cuadra de 10 caballos (Por poner un número) o tienes buenos riñones para soportar esta situación, o bien cortas por lo sano y te vas desprendiendo de parte de la cuadra, o en el peor de los casos, de toda. Este laberinto parece no tener salida. Menos mal que estando el camión parado, no gasta. Pero sí, evidentemente, los gastos de un rejoneador, simplemente por tener que mantener una cuadra, son muy superiores al del matador de toros, y el caballo para el jinete, es su piedra angular para sujetar sus cimientos. El personal de mantenimiento de la cuadra, también cuenta. De igual manera son personas, y no nos podemos olvidar de ellos.

Por lo pronto, y sumergidos en el segundo mes del año, habrá que esperar cual es la evolución de la pandemia, ya sumergidos en la tercera ola, y con inminentes retrasos en la vacunación. El 2021, ni con ese dicho de; ‘año de nieves, año de vienes’, no nos está trayendo nada bueno por el momento.