Se cumplió el refrán … “corrida de expectación, corrida de decepción”. La localidad sevillana de Morón de la Frontera se preparó para vivir un auténtico duelo por ver quién era capaz de parar el tiempo en sus muñecas y sus telas más tiempo pero nada de eso se pudo dirimir ya que ni los tres de Murube, ni los tres de Juan Pedro Domecq permitieron el lucimiento de los tres toreros de arte que estaban anunciados.

Cortó una oreja Juan Ortega tras inventarse una faena llena de gusto, temple, naturalidad y sabor al alcance de muy pocos con un oponente tan soso de Juan Pedro. Urdiales solo pudo dejar un ramillete de sobresalientes verónicas al primero de la tarde y Aguado hizo un esfuerzo con el último al que dejó buenos momentos sueltos de toreo en redondo pero la espada le privó de trofeo.

Dos horas exactas de duración en la que el público salió con frío debido a las inusuales temperaturas para esta época del año y desilusionado de haber visto tan poco.

Abrió la tarde ‘Amistoso’ de Murube, agradable de cara y de buenas hechuras. Salió suelto de inicio, trotando, pero cuando se fijó en el capote de Urdiales demostró su clase que fue aprovechada por el riojano para dejar un ramillete de verónicas templadas, con empaque, despaciosidad y lentitud. Evidenció el astado su justeza de fuerzas motivando un leve castigo en varas. Muy venido a menos llegó el Murube a la muleta. Urdiales dejó detalles de su clase y torería sin que pudiera redondear ninguna serie. Si le apretaba el toro perdía las manos y a media altura no transmitía. Mejores pasajeros demostró por el pitón diestro pero pronto se acabó el toro. Estocada entera. Ovación con saludos.

Buen inicio capotero de Juan Ortega al Segundo de la tarde, un toro más alto y que se fijó pronto en el percal. Las verónicas de Ortega tuvieron compás y ritmo, armonía y temple siendo rematadas con una media abelmontada. Se vivió un momento de apuro en varas cuando el toro derribó al caballo cayendo este sobre el picador, Manuel Burgos, que quedó atrapado. Sin vida ni bravura llegó el de Murube a la muleta. No hubo opción de lucimiento. Un toro que marcó la querencia a tablas muy pronto y que tuvo nula transmisión a los tendidos. Voluntarioso y dispuesto Juan Ortega sin premio. Estocada entera. Palmas.

‘Talabartero’ abrió la tarde de Juan Pedro Domecq. Un toro que fue protestado de inicio por el pitón escobillado desde chiqueros. Aguado intentó desplegar su capote sin que el toro permitiese el lucimiento del sevillano. La nota negativa de la lidia fue la lesión muscular del banderillero Diego Ramón Jiménez cuando sacó al toro del caballo. Muy deslucido fue el Juan Pedro. Sin recorrido, soltando la cara, sin transmisión, imposible para hacer el toreo. Aguado lo intentó pero no había agua en el pozo. Estocada casi entera. Silencio.

Sin definir saltó al ruedo el cuarto, también de Juan Pedro Domecq. Diego Urdiales no pudo lucirse de capa. Sobresalió en banderillas ‘El Víctor’ tras parear cómo marcar los cánones. Un marmolillo fue el de Juan Pedro en la muleta. Nulas opciones. Imposible para Diego Urdiales que se chocó contra una pared. Estocada entera y descabello. Silencio.

El último de Juan Pedro tampoco hizo albergar esperanzas de salida. Apretaba por los adentros y no se empleó. Nulas opciones de lucimiento con el capote de Juan Ortega. Con exposición banderilleó Andrés Revuelta que se vio obligado a desmonterarse. Por encima del toro estuvo Juan Ortega. Inició la faena por bajo, pudiendo al toro, con naturalidad, saliéndose a los medios con él y con mucha torería. El de Juan Pedro ofreció algo de posibilidades. Le faltó clase y un tranco más de recorrido pero tuvo movimiento. Se encontró más a gusto Ortega con el toreo en redondo. Derechazos profundos, enganchados y con temple y gusto. No pudo ser una obra redonda pero sí de muchos chispazos de arte. Con la zurda protestaba más y no dejó al de Triana expresarse como sabe. La mejor tanda fue la que cerró la obra. Ligó tres derechazos de exquisito trazo que pusieron al público en pie. Estocada entera de gran efectividad. Oreja.

Cerró la tarde ‘Diferente’ de Murube, grande y despegado del piso. Un toro que salió bruto de salida y echando las manos por delante. Dejando inédito el capote de Aguado. Deslucido fue el de Murube en la muleta. Nunca iba entregado y siempre soltando la cara. Aguado hizo un esfuerzo con él. No fue una faena compacta por las condiciones del toro pero aún así dejó buenos muletazos de temple, figura erguida y sabor que despertaron los olés del público. Estuvo muy voluntarioso Aguado, centrado y con ambición y eso se trasladó a los tendidos. Al natural no hubo conjunción. Cerró la faena con los mejores pases por la diestra, ligando una buena tanda. Más de media estocada y varios golpes de verduguillo. Silencio.

Ficha técnica:

Plaza de toros de Morón de la Frontera. 3/4 del aforo permitido.

Toros de Murube (1º, 2º y 6º) y de Juan Pedro Domecq (3º,4º y 5º). 1º clase sin fondo ni fuerza, 2º desrazado, 3º deslucido, 4º sin casta, 5º movilidad sin clase y 6º deslucido.

Diego Urdiales (pizarra y oro). Ovación con saludos y silencio.

Juan Ortega (verde y azabache). Palmas y oreja.

Pablo Aguado (burdeos y oro). Silencio y silencio.

Incidencias: se interpretó el himno de España antes de arrancar el paseíllo.

Los diestros saludaron una ovación desde el tercio al romper el paseíllo.