Volvía a abrirse el Coliseo de Atarfe 6 años después para albergar de nuevo un festejo taurino. En este caso, la Final del Circuito de Novilladas de Andalucía, promovidas por la Junta de Andalucía y la Fundación del Toro de Lidia. Jorge Martínez y Manuel Perera se jugaban ser vencedores con ganado de Torreestrella, Ana Romero y El Torero. Tras una igualada y emocionante final, fue el almeriense Martínez el triunfador del Circuito.

Jorge Martínez abría la tarde con Delator, de Torreestrella, novillo que salía suelto y que fue de más a menos, al igual que la faena. Comenzó toreando recto y llevando al negro listón largo, para finalizar en redondo, con circulares eternos, y pegándose el arrimón. Se llevó un susto que le rompió la taleguilla, y entrando a matar, fue prendido de forma brusca, sin mayor consecuencia que el susto en los tendidos y algunos desperfectos en el traje. Mató de media estocada tras pinchazo y cortó una oreja con fuerte petición de la segunda.

Manuel Perera recibió al segundo de la final a portagayola por gaoneras casi en el centro del ruedo. También en el centro, pero de rodillas inició la faena de muleta. Este negro meano, de nombre Buenolor tenía más recorrido que su hermano, pudiendo llevarlo más largo. Sonaba Concha Flamenca en el Coliseo de Atarfe y Perera, de grana y oro, basaba su faena por el pitón izquierdo. Recordaba en algún lance a Juan José Padilla, su actual apoderado, y remató la lidia con circulares invertidos muy ajustados. Mató de estocada en el sitio tras pinchazo.

Catador tenía una capa cárdena preciosa y hechuras de novillo serio. Fue difícil para Martínez lidiarlo con el capote, y demostró la bravura que llevaba dentro en el tercio de banderillas. Con la muleta, esa bravura se tornó en embestidas a media altura, y cabezazos en cuanto se le bajaba la mano. El almeriense cometió un error de principiante perdiendo la vista del cárdeno, y fue cogido, afortunadamente sin pasarle nada. No llevaba mucho motor Catador pero la bravura le hacía ir a cada muletazo. Faena variada y larga de Jorge Martínez, entendiendo perfectamente lo que el novillo de Ana Romero requería. Atesoraba tal raudal de bravura Catador que a pesar de recibir tres pinchazos, y un recital de descabellos y puntillazos que se recorrió media plaza andando.

Se dice que no hay dos toros iguales, y en este caso, a pesar de ser ambos de Ana Romero, se cumplió el dicho, y el cuarto no se pareció en nada al anterior. Más manso y con menos transmisión. Perera lo recibió de nuevo a portagayola de rodillas, y durante la lidia de muleta, la faena no terminaba de coger vuelo. Sin embargo, Perera extrajo todo lo que tenía Clarinero, sin alejarse en ningún momento de su concepto de toreo, y matando con un estoconazo, para cortar dos orejas.

El mejor recibo capotero se vio en el quinto, con el primer novillo de El Torero, al que Jorge Martínez paró con largas cambiadas de rodillas y un ramillete de verónicas. Terminaba su tarde, y se jugaba ser el vencedor del certamen, y puso todo en el asador. Una faena variada, con clase, elegancia, demostrando la torería que el antiguo alumno de la escuela de Almería tiene. Se puso donde los toros cogen, y lo cogió. Se llevó una voltereta, de la que salió algo mareado, pero eso no fue impedimento para terminar la faena con manoletinas y una estocada, que hicieron que la presidencia sacara los dos pañuelos blancos del tirón.

Por tercera vez se iba Manuel Perera a portagayola, donde realmente sólo se salió bien la primera que realizó por gaoneras. Quitó por tafalleras en el plato de la plaza atarfeña, antes de comenzar la lidia al sexto y último novillo de la final de rodillas en la raya del tercio. Con la mano derecha baja, arrastrando media muleta y en los medios Perera se sentía cómodo. Además Vividor tenía clase para aguantar todo lo que el extremeño quisiera hacer con él. Se rajaba el de El Torero, y Perera aprovechaba para arrimarse, meterse entre los pitones, y levantar los aplausos. Tenía que jugársela para decantar la final a su favor y así lo hizo. Media estocada caída antes de estocada caída y contraria, y oreja para Manuel Perera.

Coliseo de Atarfe. Reinauguración.

Final del Circuito de Novilladas de Andalucía de La Fundación del Toro de Lidia.

Novillos de Torreestrella (primero y segundo) nobles pero sin fuerzas, Ana Romero (tercero difícil y cuarto manso) y El Torero (quinto noble, y sexto con clase), para Jorge Martínez, oreja, saludos y dos orejas. Manuel Perera, oreja, dos orejas y oreja.