Uno de los bombazos y de las sorpresas para la Feria de Otoño 2021, es la hombría de anunciarse Antonio Ferrera en solitario con una de Adolfo Marín por voluntad propia. Y no, no es un rumor ni una petición, es una realidad concedida por la empresa gestora Plaza 1.

Valor no le falta al ibicenco, pues anunciarse con este hierro, es un arma de doble filo. O el respetable juega a favor de obra, o toma partido por el toro. La balanza está al 50%. Una corrida con tintes toristas y muy del gusto del aficionado más exigente de Madrid, no es una tarde más, ni mucho menos fácil. Y más aún con la tauromaquia tan singular y única  de Antonio Ferrera, que cuenta con sus partidarios y también con sus detractores. La suerte ya está echada.

Por otro lado, y yendo al bombazo de la Feria de Otoño, esta gesta de encerrarse con seis toros de Adolfo sin buscar la encerrona fácil con tres hierros más comerciales, pone al borde del precipicio y en evidencia al resto del escalafón. Esta apuesta y la de Morante en solitario con toros de Prieto de la Cal en el Puerto de Santa María, son las que ponen realmente el veneno y el detonante en la temporada para que hablemos en seria de ella, y de los toreros que hagan este tipo de apuesta.

Las Ventas en una temporada marcada por la pésima gestión de su empresa gestora, acogerá una tarde para marcarla en el calendario.