No fue fácil la corrida de Montalvo, manseo de forma clara en líneas generales y en el caballo empujó por volumen y fuerza pero con la cara alta y haciendo sonar el estribo por momentos. Se vieron diferentes actitudes por parte de los de luces, como si estuvieran a otra cosa mariposa.

Abrió la tarde un manso de libro. No quiso en ningún momento embestir al capote de Ferrera y cuando lo hizo fue dando arreones. Barbeo las tablas e intentó su salto tras sus dos encuentros con el picador. Mandó Ferrera al piquero a los medios y allí ejecutó la suerte de varas. El castigo fue duro y aquello le libro al astado de las banderillas negras. Lo paso mal la cuadrilla, clavando de una en una y saltos de cabeza al callejón. Con la pañosa se dobló Ferrera y haciendo al toro consiguió muletazos de mérito por ambas manos. En su segundo, un toro que nunca se desplazó en el capote y empujó en el caballo con la cabeza arriba, ni lo quiso ver el extremeño que se dobló con el toro y abrevio ante un astado que pocas cosas hizo bien o casi ninguna. Aguantó la bronca con torería y a otra cosa mariposa.

Urdiales volvía a La Glorieta tras su gran tarde del debut de hace dos años. En su primer toro mostró una cara apática, con un único puyazo muy fuerte a su oponente. Con la muleta lo pasó por ambos pitones, sin ligazón ni ese toreo caro que caracteriza al torero de Arnedo, dando la sensación que estaba a otra cosa mariposa. Sin embargo, con el quinto quiso lucirse con el capote dejando tres verónicas de calidad y gusto en el saludo capotero. De nuevo un puyazo fuerte sin medir y repetir la suerte de varas. Pero en este toro se vieron derechazos templados y de toreo caro. No hubo ligazón en la faena ya que el toro nunca repetía una embestida igual a la anterior. No era fácil llegar a sacar los derechazos que nos regalo Urdiales. Con la zurda se vieron dos muletazos templados, rematados detrás de la cintura de poner la plaza como un manicomio pero la gente estaba a otra cosa mariposa.

Emilio de Justo debutaba en La Glorieta, salió a hombros por la Puerta del Toro tras cortar una oreja a cada toro. No pudo lucirse con el capote ni ante su primero que salió suelto y embistió a la defensiva ni en su segundo turno, recibió a tres toros. El titular fue devuelto tras las protestas del público por su mansedumbre, el sobrero fue devuelto al partirse un pitón contra un burladero y rodar varias veces por el suelo como una peonza. Y el tris embistió a oleadas a su capote que no hubo lucimiento pero si una buena lidia por parte del matador. Ante su primero se vio un monopuyazo sin medir el castigo, a un toro que empujó con la cara alta y mal en el caballo. Mala fue también la pelea del tris. Con la muleta en ambos toros dió el pecho el extremeño, pisando terrenos que queman y obligan a los toros a embestir por lo civil o lo criminal. Fue ayudando a que rompieran hacia delante para la segunda parte de ambas faenas atacar y obligarles. Destacaron dos tandas en el último por la derecha, importantes y de calidad rematando detrás de la cadera y encajando la figura .Una estocada certera le aseguró el primer trofeo de la tarde. Y una gran estocada para poner fin o no, ya que el tercero dio un auténtico sainete con la puntilla, provocando que el matador escuchará los dos avisos en el último de la tarde pero aún así corto un trofeo.

Salamanca. 11 de Septiembre de 2021. Tercera de abono. Media plaza de entrada en el aforo de plaza real. 6 toros de Montalvo bien presentados, mansos en los primeros tercios y de juego desigual en la muleta.

Antonio Ferrera: ovación tras aviso y bronca

Diego Urdiales: silencio y ovación

Emilio de Justo: oreja y oreja tras dos avisos

Foto: @Toros_Salamanca