En su primera comparecencia en calidad de matador de toros, Tomás Rufo pasó por La Caprichosa como un Huracán cortando cuatro orejas y un rabo al lote que le tocó en suerte de Daniel Ruiz.

El de Pepino, sigue la estela que arrastraba hace unos días en el escalafón inferior, y no es ni más ni menos que arrasar por donde pasa, pero realizando el toreo. Y el toreo bueno. Ayer sin ir más lejos y en la tarde de ayer en la plaza de toros de Talavera de la Reina, el bueno de Tomás cortó dos orejas en su primero y dos orejas y rabo en su segundo. Sin duda alguna y de esta manera, (Y no solamente por lo realizado en la tarde de ayer en La Caprichosa) el torero toledano es hoy por hoy el máximo exponente en Castilla-La Mancha en lo que a toreros en activo se refiere. Evidentemente hablo del conjunto del año entre novillero y matador de toros con sólo dos tardes a las espaldas en el escalafón superior.

Por la puerta grande le acompañaron Diego Ventura y El Juli.