La historia se escribe con hechos, no con palabras. Y precisamente en un día histórico para la tauromaquia como este 25 de septiembre de 2021, la empresa Tauroemoción quiso tener ese tipo de detalles que engrandecen la tauromaquia, rindiendo un emotivo homenaje al ganadero Guillermo Centelles -quien apenas unas horas antes había perdido la vida en las astas de uno de sus toros- y a los recortadores David Cortés y Edgar Rojito, gravemente heridos en fechas atrás.

Abrió la tarde el número 35 «Correcalles». Negro entrepelado, y que permitió el lucimiento del primer grupo con sus prontas embestidas. Se presentaba en Castellón el salmantino Arturo Tapia con un tirabuzón a portagayola, un gran quiebro de rodillas y un tirabuzón en la tercera ronda.
«El Peta» dio tres buenos recortes por el pitón derecho, pero el tercero fue sencillamente espectacular; toreando con el cuerpo y manejando los tiempos para ceñirse al máximo al primer Victorino. Sergio Partido realizó tres recortes de mucho mérito para presentarse en su plaza, mientras que el burgalés «Aguilucho» sorprendió con dos ajustados quiebro de rodillas en los medios, resultando alcanzado en el segundo y teniendo que pasar a la enfermería.

Se repetía el guión en el segundo toro de la tarde, con el zaragozano César Grasa realizando un sobrado tirabuzón de salida. Continuó su actuación con un salto mortal y un tirabuzón desde tablas con apenas tres pasos. Miguel Ángel Marí «Polvorilla» se despedía de los ruedos con un tirabuzón, un salto del ángel y un tercer salto al hilo de las tablas en su última suerte como recortador. El joven Aarón Grande impresionó con sus quiebros, mandando y controlando las embestidas con apenas un paso. Iván Sánchez no quiso dejar pasar la oportunidad de mostrar su tauromaquia con tres quiebros con un paso atrás.

Con el tercer grupo llegaba la más pura esencia del bou al carrer, frente al número 71 «Bosquecito», muy en el tipo de la casa y que no falló. Fue un gran toro, que arrancaba con todo y que embestía con gran transmisión. Pablo Rodri debutaba en esta plaza recortando en los medios, mientras que el de Onda, Dani Martínez, apostó por los tercios para lucir las arrancadas del toro. Noel Ribera estuvo muy firme toda la tarde, con dos quiebros de infarto, y un buen recorte dejándoselo llegar. El punto álgido del festejo llegó de la mano de Raúl Moreta, que puso boca abajo la plaza de Castellón con sus quiebros. La clase, la elegancia, el temple, el saber estar. Las distancias, los tiempos, la torería. Todos los apelativos pueden resumirse en una ovación atronadora, que sin lugar a duda pasará a la historia de los concursos de recortes.

«Paquetero», el gran protagonista de la campaña publicitaria, cerraba la ronda clasificatoria. Un toro tremendamente serio que presentó más complicaciones y que le costó más romper que a sus hermanos,
Abría grupo José Félix Urbina con un quiebro de rodillas en el tercio y un tirabuzón en la segunda y última suerte.
Manuel Zafra destacó con un espectacular quiebro del semáforo y otro de cara con el toro prácticamente parado. Buena actuación también del valenciano Rober Alegre con un recorte de mucho mérito con el toro al paso y un tirabuzón para solventar la papeleta. Lucas Fernández salió a defender su título de último campeón en esta plaza con dos quiebros con su personal estilo y tragando paquete.

Para la final se reservó el número 80, de nombre «Matacanas», aplaudido de salida y digno de esta plaza. Muy bravo y encastado, pero que vendió muy caras sus arrancadas. En primer lugar le llegaba el turno a Jonatan Estébanez «El Peta» con el toro ya probándole al recorte. La veteranía es un grado, y el argandeño comprendió lo que necesitaba el Victorino, cerrando su participación por el pitón derecho y saliendo de tablas. Aarón Grande dejó prestancia de su gran momento con dos ajustados y medidos quiebros; el segundo de ellos yéndose a por él con toda la verdad por delante. Raúl Moreta siguió en su línea con un primer quiebro de infarto con el toro apretando y llegando tras él hasta las tablas. No regalaba nada «Matacanas» y probó una y otra vez al de El Puig, que tuvo que aguantar y tirar de raza para rubricar una tremenda actuación. Manuel Zafra tuvo que tragar y jugar con los terrenos, pero la espera mereció la pena y pudo pegar un impresionante quiebro en su primera suerte. Un día histórico no merecía terminar de esta manera, pero el mundo del toro es así y por eso todos los valientes que son capaces de ponerse delante, son auténticos héroes. El de Benicássim no quería quedarse atrás, y pese a las dificultades que presentaba el cierraplaza, quiso ser fiel a su estilo y quebrar. Resultó cogido de fea manera, y sólo queda desearle una pronta recuperación.

El resultado final fue el siguiente:
1. Aarón Grande
2. Raúl Moreta
3. Jonatan Estébanez «El Peta»
4. Manuel Zafra

Fotografías: Vicente Canelles