Resurgia la llama en Valencia cuando apenas faltaban unas horas para cumplirse el segundo aniversario desde ese fatídico día en que todo el mundo se apagó a causa de una pandemia. Era día de volver a la «normalidad», y era día de hacerlo al grito de: «Sí a los toros» y «No a la guerra». Y para ello, la empresa Toropasión volvía al coso de la calle Xátiva en la temporada de su vigésimo aniversario, con un cartel de máximo lujo y una espectacular corrida de toros de Peñajara con la seriedad y el trapío que merece una plaza de primera categoría.

Tremendamente serio era el primer toro de Peñajara, al que Aarón Grande recibió en los medios tragando paquete ante las primeras inciertas embestidas del animal. Muy meritorio fue su segundo quiebro, en el que tuvo que ponerlo todo el navarro, yendo de tú a tú a por el burel; al igual que en la tercera ronda en la que cambió a última hora el pitón para desplazarlo. Eusebio Sacristán se presentó en Valencia con un espectacular tirabuzón, en la que el toro le echó la cara muy arriba. Le rozó la camiseta al recorte en su espectacular segunda ronda, y realizó su salto marca de la casa, pasando por encima de los lomos sin apenas espacio. Andrés Civera se despedía de los ruedos, y lo hizo con dos saltos del ángel, y un recorte. No pudo irse con buen sabor de boca el de Sagunto en su último paseíllo, aunque este día siempre quedará grabado en su corazón. El valenciano Marcos Espí siguió el mismo guión y empezó con un estético salto del ángel y dos buenos recortes dejándoselo por delante.

Dicen que la ilusión no entiende de la edad. Y buena prueba de ello es que David Ramírez «El Peque» a sus 47 años y más de media vida en el mundo del recorte, se fue de rodillas a porta gayola. No pudo ser, ya que «Diácono» el precioso toro sardo que estaba reseñado en segundo lugar salió muy parado. Tuvo que optar por el recorte en la primera suerte, pero no quiso dejarse nada en el tintero y al final pudo recetarle un buen quiebro de rodillas en el tercio. Cerró actuación con un recorte aprovechando las embestidas del toro, pero no pudo ser del todo lucido. Cristian Moras dio tres buenos recortes por el izquierdo; pitón por el que sabía lo que se dejaba el de Peñajara y por ello su actuación fue de menos a más. En tercer lugar llegaba Pablo Clavijo, que se puso en los medios en su presentación en Valencia, pero el toro rompió en el último momento y se desplazó demasiado al quiebro. En sus dos suertes restantes, cambió de terrenos el alicantino y ahí pudo medir mejor al toro. Cerraba el segundo grupo Javi Manso «Balotelli», que realizó de primeras un buen recorte por el derecho. Le consintió mucho en los otros dos y se puso en un sitio muy comprometido para ceñirse al máximo el pitón. Gran actuación del segoviano.

Quiso sorprender en su presentación Luis Juanela yéndose de rodillas a la puerta de toriles. Lamentablemente no pudo mostrar sus cartas y tuvo que recortar, destacando el tercero, en el que aguantó el gatillazo que le tiró el toro, llegando a tocarle la camiseta. José Calata se acopló muy bien al toro y puso toda la carne en el asador. Dio tres buenos recortes por el pitón derecho, incluso llegando a ser alcanzado sin consecuencias en el tercero.
Rober Alegre entendió muy bien las embestidas del tercero de Peñajara y pudo dar dos grandes recortes poniéndoselo muy por delante. Bonito fue el tirabuzón que realizó el de Puzol para cerrar su participación. Javier Hernándiz se fue a los medios y dio un quiebro del semáforo, que gustó mucho al público. El joven valenciano quebró en su segunda suerte y finalizó con un tirabuzón con el toro muy parado.

Salió el espectacular «Jazminero» en cuarto lugar, y rompió grupo el salmantino Iván González con dos recortes en los medios por el pitón izquierdo y un bonito tirabuzón sin apenas carrerilla. Torería, despaciosidad y temple fue lo que mostró José María Carreras «Misu». Volvía tras proclamarse campeón de Europa en esta misma plaza y lo hizo con tres majestuosos recortes por el derecho, que pusieron a todos de acuerdo.
Desde Bercial, llegaba Jorge Gómez, que realizó dos tirabuzones y un recorte por el izquierdo. Volvía tras un auténtico calvario el madrileño Javier Pradanas mostrando todo su repertorio de saltos, con un ángel clavado, un salto mortal y un tirabuzón.

Cerraba la fase clasificatoria El Peta, que demostró su maestría y su clase midiendo al recorte por el derecho. El zaragozano César Grasa se puso de verdad y salió de dentro a fuera en sus tres recortes. Destacó el espectacular tercero en el que el de Peñajara le hizo girones la camiseta.
Raúl Sáez «Rampeta» empezó con un buen salto mortal, un vistoso barani y finalizó con otro bonito tirabuzón. Salió a corazón abierto el valenciano Raúl Moreta en su plaza y dio un quiebro de los que quedan en la memoria de todos los presentes en el coso de la calle Xátiva. Aguantó hasta el último momento, apenas marcó y el toro pasó arrancándole la camiseta. Volvió a ponerse en los medios en el segundo, y su tercer quiebro finalizó como nadie quería. Llegó la crudeza y la verdad del festejo popular. Tiró la moneda al aire y salió a jugarse la vida el de El Puig. Marcó de nuevo por el pitón derecho para pegárselo de verdad, y el toro le alcanzó de manera muy violenta, teniendo que pasar a la enfermería. No pudo ser en este año, pero ahí sigue su plaza y Moreta terminará conquistándola con su temple.

Para la final estaba reseñado un toro de gran seriedad y con unas puntas que asustaban al miedo, pero que resultó ser el de mejor juego y mayor movilidad. La lucha por el cetro de Valencia comenzaba con Use realizando un tirabuzón muy ajustado. Continuó con un recorte en apenas dos pasos y se la jugó con su salto marca de la casa sabiendo que iba a buscar por arriba.
Con la inercia de su buen paso por la ronda clasificatoria, Balotelli dejó su sello en Valencia con tres meritorios recortes por el derecho. El valenciano Rober siguió por el mismo palo, recortando por ese mismo pitón en dos ocasiones y rematando su faena con un sobrado barani. Se fue andando en torero hasta la misma boca de riego Misu para recetarle un espectacular recorte. Lo mismo ocurrió en sus dos suertes restantes en las que estiró más la embestida del toro de la final, hasta ponérselo por delante para arquearse en el último suspiro. Le dio mucho aire también César Grasa, sacándoselo desde el tercio para recortar en dos ocasiones, poniendo punto y final al XXV Concurso Nacional de Recortes de la Feria de Fallas, con un espectacular tirabuzón en parado.

El resultado final fue:
1° José María Carreras «Misu»
2° César Grasa
3° Eusebio Sacristán «Use»
4° Roberto Alegre «Rober»
5° Javier Manso «Balotelli»
Detalle artístico: Javier Hernándiz

Fotografías: Carlos Bernabé (Toropasión)