Entre el deseo y el querer de Morante puntuó Talavante

Hoy era el día. Parecían haberse alineado los astros. Morante de la Puebla llegó decidido a que su última tarde en la Maestranza en este año no se quedara vacía, y por él no quedó demostrando su alto grado de compromiso y su torería innata en sus dos toros.

La corrida de Núñez del Cuvillo sacó mucha movilidad pero sin clase, transmitió y posibilitó ver cuatro faenas interesantes que tuvieron distinto eco en el tendido. A diferencia de la corrida del Domingo de Resurrección, la de hoy estuvo bien presentada, armónica y con motor.

José Antonio Morante de la Puebla sorteó en primer lugar un toro que salió sin mucho celo en su embestida sin permitir expresarse de capa. El toro cumplió con el caballo. Morante inició su trasteo por abajo, obligando al toro y abriéndole los caminos. Tenía mejor inicio que finales y esto hizo que algunos de los muletazos quedaron algo enganchados, a pesar de ello el de la Puebla propinó dos tandas muy conseguidas por el pitón izquierdo y otra más con la derecha que consiguió emocionar al respetable que abarrotó la plaza, hoy sí, para arropar a uno de sus ídolos. Dejó una estocada trasera y tardó el toro en echarse, a pesar de ello el público con insistencia pidió la oreja y el presidente no otorgó, incomprensiblemente, el trofeo.

Con su segundo lo intentó todo. Un toro que desde el principio evidenció una acuciante falta de raza, buscando tablas y manseando. Con el capote Morante pudo dibujar tres chicuelinas con garbo y salero sin poder rematarlas. De igual forma dejó otras tres verónicas de esas de ensueño que solo el de la Puebla es capaz de dar. Sorprendió después poniendo banderillas de forma muy torera destacando el último par quebrando al toro y colocando el par en todo lo alto. Con la muleta nada pudo hacer. Se le rajó el astado y ni en tablas quiso pelea, esfumándose así la tarde y la temporada de Morante en Sevilla en este 2017.

Alejandro Talavante fue el único que puntuó. Lo hizo con el segundo toro, un animal que tuvo movilidad aunque le faltó clase para rematar las embestidas. Comenzó Talavante su faena semiflexionando las rodillas, obligando al toro, enseñándole a embestir, y el toro lo agradeció. Fue una faena corta en el tiempo pero intensa alternando los dos pitones dejando grandes momentos sobre todo al natural, pero sin llegar a enroscarse el burel como el extremeño acostumbra. Se tiró a matar recto y dejó una gran estocada que le permitió cortar una oreja.

El quinto de la tarde fue cambiante. Comenzó saliendo suelto con el capote y tras el tercio de varas el animal se fue fijando, humillando y embistiendo largo. Talavante entendió al toro con la muleta y comenzó la faena por el pitón derecho demostrando en ese momento el de Cuvillo que todo lo que apuntaba era más genio que bravura, tal es así que comenzó a quedarse corto y a soltar la cara sin permitir el lucimiento. Dejó un pinchazo hondo y empleó cuatro intentos con el verduguillo para acabar con el.

David Mora le tocó el lote con mayores opciones de triunfo y por momentos se vio desbordado por sus oponentes. El tercer toro comenzó con movilidad, tal y como sus otros hermanos, y poco a poco fue sacando embestidas enclasadas pero a la vez la posible falta de raza. El toro tuvo emoción hasta que se le acabó la inercia y se rajó. Antes de ello regaló una veintena de arrancadas buenas a las que a David Mora le costó acoplarse. De mitad de faena para adelante le cogió el aire y le permitió dar un ramillete de naturales de mucha importancia que consiguieron conectar con los tendidos. Tras pinchar dejó una estocada entera y se esfumó la posibilidad de oreja.

En el último toro, David Mora volvió a tener un toro con motor y encastado de Cuvillo, que al igual que los otros tres se fue viniendo arriba a medida que transcurrió la faena, y como sus hermanos acabó en tablas. Destacó el picador Mario Herrero y en banderillas Ángel Otero y José María Tejero. El toro tuvo veinte embestidas con motor, con transmisión e importancia y David Mora intercaló momentos buenos con otros en los que quedó desbordado, no encontrando ni las distancias, ni los terrenos. Mató de estocada trasera tendida y un descabello finalizando así la undécima de abono.

Real Maestranza de Caballería de Sevilla.
Undécima de abono. Lleno de no hay billetes.
Toros de Núñez del Cuvillo bien presentados y con movilidad más o menos enclasados. Fueron aplaudidos en el arrastre el 2º y el 3º.
Morante de la Puebla (salmón y oro). Saludos tras petición y saludos.
Alejandro Talavante (nazareno y oro). Oreja y silencio.
David Mora (tabaco y oro). Vuelta y saludos.

Hoy era el día. Parecían haberse alineado los astros. Morante de la Puebla llegó decidido a que su última tarde en la Maestranza en este año no se quedara vacía, y por él no quedó demostrando su alto grado de compromiso y su torería innata en sus dos toros.

La corrida de Núñez del Cuvillo sacó mucha movilidad pero sin clase, transmitió y posibilitó ver cuatro faenas interesantes que tuvieron distinto eco en el tendido. A diferencia de la corrida del Domingo de Resurrección, la de hoy estuvo bien presentada, armónica y con motor.

José Antonio Morante de la Puebla sorteó en primer lugar un toro que salió sin mucho celo en su embestida sin permitir expresarse de capa. El toro cumplió con el caballo. Morante inició su trasteo por abajo, obligando al toro y abriéndole los caminos. Tenía mejor inicio que finales y esto hizo que algunos de los muletazos quedaron algo enganchados, a pesar de ello el de la Puebla propinó dos tandas muy conseguidas por el pitón izquierdo y otra más con la derecha que consiguió emocionar al respetable que abarrotó la plaza, hoy sí, para arropar a uno de sus ídolos. Dejó una estocada trasera y tardó el toro en echarse, a pesar de ello el público con insistencia pidió la oreja y el presidente no otorgó, incomprensiblemente, el trofeo.

Con su segundo lo intentó todo. Un toro que desde el principio evidenció una acuciante falta de raza, buscando tablas y manseando. Con el capote Morante pudo dibujar tres chicuelinas con garbo y salero sin poder rematarlas. De igual forma dejó otras tres verónicas de esas de ensueño que solo el de la Puebla es capaz de dar. Sorprendió después poniendo banderillas de forma muy torera destacando el último par quebrando al toro y colocando el par en todo lo alto. Con la muleta nada pudo hacer. Se le rajó el astado y ni en tablas quiso pelea, esfumándose así la tarde y la temporada de Morante en Sevilla en este 2017.

Alejandro Talavante fue el único que puntuó. Lo hizo con el segundo toro, un animal que tuvo movilidad aunque le faltó clase para rematar las embestidas. Comenzó Talavante su faena semiflexionando las rodillas, obligando al toro, enseñándole a embestir, y el toro lo agradeció. Fue una faena corta en el tiempo pero intensa alternando los dos pitones dejando grandes momentos sobre todo al natural, pero sin llegar a enroscarse el burel como el extremeño acostumbra. Se tiró a matar recto y dejó una gran estocada que le permitió cortar una oreja.

El quinto de la tarde fue cambiante. Comenzó saliendo suelto con el capote y tras el tercio de varas el animal se fue fijando, humillando y embistiendo largo. Talavante entendió al toro con la muleta y comenzó la faena por el pitón derecho demostrando en ese momento el de Cuvillo que todo lo que apuntaba era más genio que bravura, tal es así que comenzó a quedarse corto y a soltar la cara sin permitir el lucimiento. Dejó un pinchazo hondo y empleó cuatro intentos con el verduguillo para acabar con el.

David Mora le tocó el lote con mayores opciones de triunfo y por momentos se vio desbordado por sus oponentes. El tercer toro comenzó con movilidad, tal y como sus otros hermanos, y poco a poco fue sacando embestidas enclasadas pero a la vez la posible falta de raza. El toro tuvo emoción hasta que se le acabó la inercia y se rajó. Antes de ello regaló una veintena de arrancadas buenas a las que a David Mora le costó acoplarse. De mitad de faena para adelante le cogió el aire y le permitió dar un ramillete de naturales de mucha importancia que consiguieron conectar con los tendidos. Tras pinchar dejó una estocada entera y se esfumó la posibilidad de oreja.

En el último toro, David Mora volvió a tener un toro con motor y encastado de Cuvillo, que al igual que los otros tres se fue viniendo arriba a medida que transcurrió la faena, y como sus hermanos acabó en tablas. Destacó el picador Mario Herrero y en banderillas Ángel Otero y José María Tejero. El toro tuvo veinte embestidas con motor, con transmisión e importancia y David Mora intercaló momentos buenos con otros en los que quedó desbordado, no encontrando ni las distancias, ni los terrenos. Mató de estocada trasera tendida y un descabello finalizando así la undécima de abono.

Real Maestranza de Caballería de Sevilla.
Undécima de abono. Lleno de no hay billetes.
Toros de Núñez del Cuvillo bien presentados y con movilidad más o menos enclasados. Fueron aplaudidos en el arrastre el 2º y el 3º.
Morante de la Puebla (salmón y oro). Saludos tras petición y saludos.
Alejandro Talavante (nazareno y oro). Oreja y silencio.
David Mora (tabaco y oro). Vuelta y saludos.

Sergio Maya.

Las estampas de Sommer para Montijo

El próximo domingo 7 de Mayo en Montijo (Portugal) se lidiará esta magnífica corrida de toros de D. José Luis de Vasconcellos y Souza D’Andrade puro encaste Tamarón.

Esta ganaderia fue formada en 1919 por don José Martinho Alves do Río con reses de la viuda de Tamarón. A su muerte, en 1931, fue adquirida por los hermanos D´Asumçao Coimbra que adquirieron sementales de don Juan Belmonte. Desde 1959 quedó don Manuel como único propietario, adquiriendo un semental de la de don Atanasio Fernández, antes Conde de la Corte. En 1980 fue adquirida la ganadería por don José Luis Vasconcellos e Souza D´Andrade, que varió el hierro.

Del cartel hacen parte los cavaleiros Rui Salvador, Marcos Bastinhas yLuís Rouxinol Jr. Las pegas estaran a cargo de la Tertúlia Tauromáquica do Montijo y de los Amadores do Montijo.

Estos son los toros reseñados para esa tarde:

«Plaza 1» informa sobre la ventas de abonos y entradas para la Feria de San Isidro 2017

Buenas noticias para «La Plaza 1» de Madrid que ya cuenta con 16.258 abonados , después de varios años con tendencia a la baja. Y la empresa a través de un comunicado informa que la cifra en el 2016 antes de la adjudicación , era de 15.571 abonados, y hoy  día 2 de mayo, tras haber cerrado el período de abonos del 2017, cuenta ya con 16.258 , un incremento de 799 abonos.

En el día de ayer 3 de mayo, primer día en la venta de entradas sueltas, se vendieron 40.000 y un 75% de ellas en concreto 30.000 fueron adquiridas a través de internet, gracias a al implantación del nuevo sistema de venta , en el que se puede escoger sobre el plano las localidades.

Batida de record histórico en el que se duplica las cifras de ventas de los años anteriores.

También informan que el cartel de «No hay billetes» se colgará durante varios días en La Feria de San Isidro del 2017.

XVI Pregón Taurino 2017 de la Feria de Osuna

El día 6 de mayo a partir de las 20:30 horas, se presentará en el Ruedo de la Plaza de Toros de Osuna, el pregón Taurino 2017, que estará a cargo de Manuel Quirós Lupiañez y que será presentado por Ana Belén Quirós Rosado, en un acto organizado por el Círculo Cultural Taurino de la ciudad en colaboración del Ayuntamiento.