Ausencia del Juli y doblete de Roca Rey en Pamplona

Julián López «El Juli» no estará presente este año en Pamplona, así lo ha asegurado la Casa de Misericordia, que gestiona el coso taurino, al Diario de Navarra en su edición de este sábado: “No nos ha dado un motivo especial, ni hay un desencuentro con ganaderías o cuestiones económicas. Tan sólo nos ha hecho llegar la idea de que este año quiere descansar de Pamplona y que por lo tanto no vendrá a San Fermín, que otro año será”.

Julián López es uno de los diestros más queridos en Pamplona, y es que el madrileño ha realizado el paseíllo en esta plaza un total de 25 veces, habiendo estoqueado 50 toros, cortando 31 orejas y saliendo once veces por la Puerta Grande.

Tampoco harán el paseíllo, como es habitual, en San Fermín 2017 ni Morante de la Puebla, ni José María Manzanares, ni Enrique Ponce. El que si estará es Andrés Roca Rey siendo un total de dos los paseíllos que hará el peruano en Pamplona tras su arrollador paso por la Feria del Toro en 2016 cuando aún no llevaba ni un año como matador de toros cortando cinco orejas. En esta ocasión, y tal y como anuncia el Diario de Navarra, ha firmado las corridas de Jandilla y Núñez del Cuvillo.

A su vez también cuentan los nombres de Antonio Ferrera, que podría anunciarse dos tardes, Alejandro Talavante, Sebastián Castella, Miguel Ángel Perera, Paco Ureña, Javier Jiménez, Morenito de Aranda, Juan José Padilla, Alberto López Simón, José Garrido y Pepe Moral.

Los carteles de Pamplona serán presentados de manera oficial a finales del mes de mayo, principios del mes de junio, dejando pasar todavía unos días por si pasa algo fuerte en Madrid que pueda estar en la próxima Feria del Toro.

Antonio Nazaré hace el toreo más puro en tarde triunfalista en Dos Hermanas

Tras el éxito cosechado el año pasado Dos Hermanas volvió a acoger una corrida de toros en la que se dieron cita Manuel Díaz «El Cordobés», Francisco Rivera «Paquirri» y Antonio Nazaré estoqueando un encierro de Sancho Dávila. El público disfrutó y los tres diestros salieron por la puerta grande de la plaza portátil instalada.

Manuel Díaz «El Cordobés» tuvo que lidiar en primer lugar con un toro manso. Con el capote estuvo bien dejando un ramillete de verónicas rematadas con una media. A pesar del leve castigo en varas el animal se vino abajo y se rajó pronto en la muleta, en la que El Cordobés solo pudo completar una buena tanda de derechazos y después tiró de recursos, con salto de la rana incluido, para calentar al público y conseguir la primera oreja tras una estocada trasera y dos descabellos.

Con el cuarto de la tarde, Manuel Díaz estuvo a gusto con él, alternando muletazos por ambos pitones dando muestras de su oficio adquirido por todos los años de alternativa que lleva. El toro se acabó pronto, acortó las distancias y dejó una tanda meritoria de derechazos y otra de ayudados al natural. Esta vez sí dejó una buena estocada arriba y le cortó las dos orejas.

Francisco Rivera Ordoñez, en el año de su despedida, tuvo en su primer toro un buen colaborador. Con el capote estuvo asentado y templado por verónicas rematadas con dos medias. Brilló el torero de dinastía en banderillas, con tres pares reunidos y variados. Con la muleta la faena tuvo un nivel bastante bueno yendo a menos el motor del toro. Los mejores momentos llegaron toreando al natural, y para concluir dejó unos pases mirando al tendido que encendieron al público. La estocada trasera sirvió para que cayera el toro y que le cortase las dos orejas.

Con el quinto de la tarde no pudo lucirse con el capote, ya que el toro no se lo permitió. Igual que en el primero de su lote puso banderillas que fueron muy aplaudidas, y con la muleta comenzó la faena sentado en el estribo saliéndose con el toro al tercio. El toro le protestaba y fue una faena muy enganchada rajándose el toro muy pronto. Necesitó dos pinchazos y cinco descabellos para acabar con el toro.

El torero local Antonio Nazaré fue el triunfador de la tarde, y el que desarrolló el toreo más puro de la corrida. Con su primer toro le concedieron los máximos trofeos tras cuajarlo con la muleta en una faena cimentada en su mayoría por el pitón derecho. La tanda más conseguida fue la segunda, el torero nazareno estuvo poderoso, templado y encajado demostrando el gran concepto de su toreo. El final de faena también fue muy bueno, intercambiando pases por ambos pitones y dos grandes pases de pechos. La estocada cayó tendida pero fue efectiva.

El último de la tarde fue el toro con más transmisión y mejores embestidas. Nazaré dejó un buen recibo capotero por verónicas y cuidó al toro en todos sus tercios. Con la muleta volvió a dar muestras de su gran momento. Fue una faena larga, con transmisión, de toreo puro y de verdad, dándole el pecho en el cite y de trazo largo en el muletazo intercambiando ambos pitones. Finalizó la faena con manoletinas y pases de rodillas. Tras pinchazo y estocada se llevó las 2 orejas.

Plaza de Toros de Dos Hermanas.

Tres cuartos de plaza.

Manuel Díaz «El Cordobés». Oreja y 2 orejas.

Francisco Rivera «Paquirri». 2 orejas y saludos.

Antonio Nazaré. 2 orejas y rabo y 2 orejas.

Fran Vergara.

La pelea de gallos en Jerez deja una tarde para el recuerdo

Se cerró la Feria del Caballo de Jerez de la Frontera 2017 con un mano a mano entre dos gallos de pelea que no se dejaron ganar la partida y dieron una gran tarde de toros, de esas de las que se recuerdan por mucho tiempo. Los contrincantes fueron el extremeño Alejandro Talavante y el peruano Andrés Roca Rey mientras que el ganado que posibilitó el triunfo de ambos fue de Juan Pedro Domecq, Zalduendo y Núñez del Cuvillo.

Había mucha expectación por este enfrentamiento de dos de los toreros que en estos momentos están mandando en el toreo y no defraudó. Cada uno con sus armas, Talavante más natural, relajado, encajado en los riñones, más estético y Roca Rey con más mando, más dominador, más exigente con sus oponentes, y ambos con una quietud de plantas no apta para cardiacos.

El que abrió plaza fue de Juan Pedro Domecq, el toro con más calidad de todo el encierro pero que se acabó demasiado pronto en la muleta. Desde salida Alejandro Talavante le vio las excelentes condiciones y lo recibió con un farol de pie seguido de una buena tanda de verónicas rematadas con chicuelinas y una larga a una mano. Consciente de la justeza de fondo que se le intuía al toro el diestro decidió no castigarle prácticamente nada en el caballo. El quite artístico realizado por el propio Talavante tuvo mucha belleza y apreturas con un buen ramillete de chicuelinas. Comenzó la faena con una serie de estatuarios sin mover la planta, cada vez más ajustados, rematados con un cambiado por la espalda con la muleta sin montar y un pase de pecho lento. La olla ya estaba a presión. El toro tuvo en total cuatro tandas, pero ¡Qué cuatro tandas!, derechazos largos, templados, encajado en los riñones y a un ritmo muy lento. Con la izquierda no tenía tanta calidad pero aún así Talavante le sacó algunos naturales sueltos de gran factura. Cerró la faena toreando por la diestra, dejándoselo llegar y al final de la faena pasándose el toro de pitón a pitón sin espada. De dejar una buena estocada se habría llevado las dos orejas, ya que ha sido una de las mejores faenas de la Feria, pero pinchó en dos ocasiones quedándose solo en una sentida ovación.

Seguidamente le tocó a Roca Rey, el torero de moda por méritos propios, y es que al peruano lo quieren ver en todas partes del Planeta, y Jerez no podía ser menos. A su primer toro, de Zalduendo, le faltó motor y clase pero eso no fue impedimento para que el peruano llegase a los tendidos. Con el capote dejó unas cuantas verónicas enfibradas y templadas de salida, galleó por chicuelinas para llevarlo al caballo y le realizó un quite de máximo riesgo con chicuelinas y tafalleras muy ajustadas. Cuidó al toro tanto en el tercio de varas como en banderillas. La faena de muleta se inició con una tremenda voltereta del toro a Roca Rey cuando éste se dispuso a querer sacarse el toro por la espalda con la muleta sin montar quebrando en el último momento arrollándolo con fuerza. Se levantó el peruano y se puso a torear con la diestra arrastrándola por el albero y crujiendo a los tendidos, y al toro que tras esa tanda bajó en sus embestidas. Obligaba Andrés a seguirla pero cada vez tenía menos emoción el toro, y esto hizo que el peruano acercara las distancias realizándole un final de faena eléctrico con circulares invertidos, pases cambiados por la espalda y unas bernardinas muy ajustadas. Después dejó al toro sin puntilla tras una gran estocada que le sirvió para cortar las 2 orejas.

Turno para el tercer toro, en esta ocasión de Núñez del Cuvillo siendo éste el mejor presentado de la tarde junto al quinto. El animal fue uno de esos llamados mansos encastados, con una faena medida y con embestidas con emoción. Lo mejor de la actuación de Talavante con este toro fue con la muleta. Comenzó de rodillas con largos y profundos derechazos rematados con una arrucina escalofriante. Se sucedieron buenas tandas de derechazos a media altura pero con mucho gusto y naturalidad del extremeño. Con la zurda no pudo ser tan rotundo por las características del de Cuvillo, aunque dejó unos cuantos naturales muy cadenciosos y bellos. El final de faena tuvo mucho sabor, con unos ayudados por alto cerrando al toro. Lo mató recibiendo y la espada cayó atravesada obligando al diestro a utilizar el descabello. Cortó una oreja tras pasaportarlo.

El cuarto de Juan Pedro estuvo condicionado por la justeza de fuerza y su sosería. Se protestó el inexistente tercio de varas, ya que el toro se fue con un refilonazo sin que le saliera sangre ni para un análisis. Destacó en banderillas Juan Sierra viéndose obligado a saludar la ovación de los tendidos. Lo más emocionante de la faena estuvo al inicio. Estático, Roca Rey se pasó al toro por alto concluyendo la tarde con una arrucina y el pase de las flores. La faena no fue a más, ya que el toro fue perdiendo fuelle y motor. Roca Rey estuvo muy por encima de su oponente, con mucho valor y siempre muy cruzado con el toro. Saludó una ovación desde el tercio.

El quinto de Zalduendo tuvo mucha nobleza faltándole un punto de transmisión. Hizo un buen tercio de varas arrancándose de lejos metiendo los riñones. Con la muleta Talavante brilló al natural. Relajación, pureza, naturalidad, profundidad, estética. Todo eso tuvieron esos naturales de un Alejandro Talavante que cuando torea con la izquierda para el tiempo y enamora a los tendidos. Fue en este toro dónde se vio al Talavante más roto y más de verdad, citando de frente y acompañando con la cintura los muletazos de oro que dejó en Jerez. Con la espada, esta vez sí, fue un cañón cayendo el toro de inmediato y llevándose las 2 orejas.

El que cerró el mano a mano fue de Núñez del Cuvillo, y sin dudas éste fue el más encastado y con motor de la tarde. Posibilitó a Roca Rey demostrar sus encajadas y largas verónicas por abajo, y lo llevó al caballo galleando con el capote a la espalda. De nuevo escaso castigo, y tras el quite por verónicas, algo atropelladas, del sobresaliente Caro Gil, puso al público en pie echándose el capote a la espalda cambiando la trayectoria del toro en varias ocasiones. Comenzó a torear de inicio el peruano con la mano derecha muy baja, poderoso. El toro tenía carbón y exigía un torero dominador, y Roca Rey lo fue. Faena larga de mano baja, dónde se pudo ver el toreo más largo y templado de Roca Rey, el cual fue más estético con la zurda y más poderoso por la derecha. La faena tuvo mucha intensidad pero para culminarla faltaba la guinda, unas bernardinas súper ajustadas, y una estocada que dejó sentado al toro cortándole dos orejas con fuerte petición de rabo.

Al final todo el público acabó tocando las palmas por bulerías y hablando de toros, que al fin y al cabo era lo que todos deseábamos.

Plaza de Toros de Jerez de la Frontera.

3º de abono. Tres cuartos de plaza.

Toros de Juan Pedro Domecq (1º con mucha clase pero sin fondo, y 4º sin transmisión), Zalduendo (2º faltó motor y 5º noble) y Núñez del Cuvillo (3º justo de raza y 6º encastado).

Alejandro Talavante (nazareno y oro). Saludos, oreja y 2 orejas.

Roca Rey (verde botella y oro). 2 orejas, saludos y 2 orejas.

Podemos sigue intentando acabar con la Feria de Begoña en Gijón

Tras el adelanto de los carteles para la Feria de Gijón 2017, el grupo municipal de Podemos, va a plantear hacer una «Consulta popular»  el próximo 31 de mayo sobre las corridas de toros.  Y tras perder en el Pleno el año anterior,  vuelven a la carga convocando a las entidades animalistas, ecologistas, políticas, sindicalistas , ciudadanos a título individual y aseguran que quieren encender el debate para mantenerse luego, en un segundo plano porque no buscan protagonismo.