La rotundidad del Cid y el reencuentro de Cuqui de Utrera en una exitosa tarde en Mourão

La localidad portuguesa de Mourão acogió esta tarde su tradicional festival en el que se vivió una auténtica fiesta tanto en el ruedo con los novillos de Murteira Grave como en los tendidos, y en el que el gran triunfador fue Manuel Jesús «El Cid» tras dar dos vueltas al ruedo. Cabe destacar la vuelta a los ruedos de Joaquín Díaz «Cuqui de Utrera» que regaló el novillo que estaba reseñado como sobrero.

El diestro de Utrera, Joaquín Díaz, corrió en suerte con el novillo más complicado del encierro. Nunca estuvo metido en la muleta, no humilló y tuvo embestidas muy brutas. Cuqui de Utrera estuvo correcto con el novillo, dejando algún chispazo de su torería innata en los remates, tanto en las medias verónicas como con la muleta. Finalmente no se terminaron de entender y todo quedó en una ovación con saludos.

Curro Díaz fue el segundo matador de la jornada. Le tocó el novillo más franco aunque le faltó un tranco de más para salirse de la muleta y dejar al de Linares gustarse como él sabe. A pesar de eso Curro demostró que es un excelente capotero dando un buen ramillete de verónicas y grandes medias. Con la muleta la faena tuvo altibajos. Brilló con la diestra, compuso la figura en cada pase y conectó rápido con los tendidos, quizás tuvo exceso de velocidad en alguna tanda. Vuelta al ruedo.

Manuel Jesús «El Cid» estuvo en figura, fue haciendo al noble pero tecloso novillo de Murteira Grave. Volvió a relucir su inconmensurable mano izquierda y fue poderoso con la diestra. Cuajó al astado el de Salteras de principio a fin. Firmeza, mando y gusto, destacando su excelsos pases de pecho que cautivaron a la afición lusa. Dos vueltas al ruedo.

El cuarto de la tarde tuvo menos emoción. José Garrido, recién llegado de hacer las Américas, anduvo fácil, firme y muy técnico pero la faena no terminó de cobrar altos vuelos. Al extremeño se le notó muy cómodo con los lances de capote y también en el arrimón final. Fue premiado con la vuelta al ruedo.

Manuel Dias Gomes jugaba en casa. El único luso acartelado se lució con el capote, dio muestras de su gran valor con un quite súper ajustado de capote a la espalda que puso al público en pie. Luego en la muleta también se pegó un arrimón importante, quizás abusó de las cercanías y eso hizo que agotara las embestidas del animal. Estuvo más cómodo por el pitón derecho. Vuelta al ruedo.

El peruano Joaquín Galdós pasó inédito con el capote. Con la muleta estuvo francamente bien de mitad de faena para adelante cuando se pudo hacer con las brutas embestidas del de Murteira. También, al igual que Dias Gomes, dio muestras de su gran valor y tanto fue así que acabó entre los pitones con un desplante sin avíos. Vuelta al ruedo.

Por último, Joaquín Díaz quiso salir de Portugal con buen sabor de boca y decidió regalar el sobrero de Murteira Grave. Éste astado si le dejó estar a gusto y cuajó el novillo tanto con el capote, con unas verónicas y medias muy personales y unas chicuelinas muy artísticas, como con la muleta, dónde por el pitón izquierdo logró los mejores pasajes. Levantó pasiones y fue fiel a su concepto del toreo. Vuelta al ruedo.

Reseña:

Festival taurino a beneficio de los niños sin hogar de Portugal

Novillos de Murteira Grave. Bien presentados y de juego desigual.

Cuqui de Utrera. Ovación y vuelta.

Curro Díaz. Vuelta.

El Cid. Dos vueltas.

José Garrido. Vuelta.

Manuel Dias Gomes. Vuelta.

Joaquín Galdós. Vuelta.

CRÓNICA DE VALDEMORILLO. Peor, imposible

Arrancaba el paseíllo  bajo el techo cubierto de la plaza de toros de Valdemorillo, en una tarde gélida para abrir la feria de San Blas. Gélida al igual que los de Montealto. Sin ese fondo de casta, clase y fijeza para poder permitir expresarse a los novilleros. Toñete, Alejandro Gardel y Angel Téllez, tuvieron la papeleta sin premio en las manos, independientemente del resultado numérico en el marcador con dos orejas cortadas. Una por Toñete premiando el esfuerzo, y otra para Gardel sin entender el por qué. Y aquí, cada uno puede sacar sus conclusiones sobre el juego de los animales, y de sus pitones claramente sospechosos de manipulación.

(Minuto de silencio tras terminar el paseíllo, por el fallecimiento del ganadero Domingo Hernández)

Toñete, segundo en el escalafón en la temporada pasada, intentó recoger de salida la sosa y distraída embestida del primero de la tarde. En el caballo, el de Montealto, sin hacer pelea se durmió en el peto del varilarguero. Con la muleta, fue un querer y no poder por parte del novillero, sin lucidez y transcendencia al tendido por la sosa pero brusca embestida del animal. Tras una faena comedida en el tiempo, Antonio Catalán despachó al primero con una estocada casi entera.

El cuarto, jabonero sucio, iba y venía así sin más. Sin clase, codicia y sin opciones de lucimiento para el novillero, y así lo cantó en el capote de Toñete. En el caballo, el de Montealto, dejó constancia de su escasez de casta. La faena de muleta, no caló en el tendido por la nula condición del novillo, y Toñete estuvo ahí intentando sacar agua de un pozo vacío con la única recompensa de las leves palmas, premiando la disposición del novillero cuando metía al novillo en la muleta. Estocada y oreja al premio por la disposición.

El segundo de la tarde, salió distraído sin querer saber nada en un principio del capote de Gardel hasta que consiguió meterlo en su jurisdicción. En el caballo, siendo una norma habitual, pues fue un puro tramite. Con ayudados por bajo comenzó Gardel la faena de muleta para situarse prácticamente en el centro del ruedo con la diestra y enjaretar un par de tandas en redondo perdiendole pasos. Con la zurda, el novillero no encontró acople y la faena no cogió vuelo quedando en un querer y no poder por la condición del animal. Reservón y sin fijeza. Tras un pinchazo, Gardel con habilidad dejó una entera y tuvo que hacer uso del descabello en reiteradas ocasiones.

¿No hay quinto malo? El de Gardel, sin ser malo, no fue bueno. En el capote del novillero, medio se dejó. En el caballo, pues…Sin más historia acudió al peto. Con la muleta, Alejandro quiso y no pudo ante una sin clase de un quinto novillo de Montealto que tenía obediencia en los toques. La espada y la abreviatura de faena, lo mejor de la misma.

El tercero de la tarde, salió con otro son, y fue recogido de salida por Téllez con cierta brillantez. En el caballo, lógicamente, el puyazo fue también un puro tramite. Aunque ese son de salida, en el tercio de banderillas se fue al traste. El burraco de Montealto, rápido bajó el cierre del kiosko sin dar opción alguna al novillero toledano y rápido tuvo que coger la espada. Angel puso voluntad y mostró las nulas opciones del novillo por ambos pitones poniéndose plomizo por momentos estirando de más una faena sin lógica. Media estocada tendida.

«Torero» sexto y último, feo de hechuras, salió sin celo ni fijeza alguna. En el caballo…Dejamos ahí los puntos suspensivos. Con la muleta, Téllez tenía una papeleta con el feo y último de la tarde. El novillo sin fijeza y sin entrega, estuvo en el ruedo sin más, desentendido totalmente de los engaños y mirando al tendido (Comportamiento inexplicable sin más)

FICHA DEL FESTEJO:

Afluencia de público, 3/4 de entrada.

Ganadería, 6 novillos de Montealto desiguales de presentación, faltos de casta y raza en líneas generales, y sin fijeza.

Toñete. Palmas y oreja

Alejandro Gardel. Palmas y oreja

Angel Téllez. Silencio en ambos.

 

La Unión de Emboladores de la Comunidad Valenciana nombra nueva Junta Directiva

El pasado viernes día 2 de febrero, en reunión general celebrada en la localidad castellonense de la Vall d’Uixó, fue elegida para los próximos cuatro años la nueva directiva de la Unión de Emboladores de la Comunidad Valenciana.

José Vicente Eixarch junto a su nuevo equipo de trabajo, asumen esta nueva etapa con la máxima ilusión y el firme propósito de defender y amparar a los emboladores, al igual que proteger, salvaguardar y difundir la tercera modalidad con mayor número de festejos (a pesar de las prohibiciones) como es el toro embolado.

La sensatez, la responsabilidad junto a una gran capacidad de diálogo ante cualquier colectivo y ente, serán los objetivos fundamentales de esta nueva etapa, y prueba de ello, son los contactos inmediatos mantenidos en el día de ayer con los presidentes tanto de la Federación de Bous al Carrer como de la Asociación en defensa de les tradicións dels Bous al Carrer para reunirnos en breve.

La junta directiva está formada por representantes de las tres provincias de la Comunidad Valenciana y queda configurada de la siguiente manera:

Presidente; José Vicente Eixarch Broseta (Emboladors de Llíria)
Vicepresidente: Ramón Valladolid (Emboladors La Vall)
Secretario: Francisco Roig (Emboladors “El Poll”, Massamagrell)
Tesorero: José Antonio Blanco (Emboladors Blanquet, Moncada)
Vocales, Javier Grimalt (Emboladors Ferratge, Jesús Pobre) Mario Sanchis (Emboladors Ximo i Xato, Puçol) Alfonso AladÍ (Emboladores de Segorbe) Agustín Martí (Emboladors del Serrallo, Grao de Castelló)

Unión d’Emboladors de la Comunitat Valenciana.La

Entrañable noche de Maestros en Lorca con Manolo Molés, Tomás Campuzano, Víctor Mendes y “El Soro”

En la noche del viernes 2 de Febrero de 2018, en Lorca, por su III Ciclo Cultural organizado por el Club Taurino de Lorca, sucedió uno de esos encuentros únicos, que hacen sentirse realizado y satisfecho de haber escogido ser aficionado a los toros.

Cuatro maestros del torero, o lo que es lo mismo, cuatro amigos que sienten admiración el uno por el otro, dieron una lección magistral de sabiduría torera que encandiló a las más de trecientas personas que llenaron el salón alameda del Hotel Jardines de Lorca.

Fue una charla de tú a tú, sincera, amable, divertida, emotiva, real, dirigida magistralmente por Manolo Molés. Manolo, como no podía ser de otra manera, sacó la personalidad de los tres toreros que se sentaron junto a él convirtiendo el acto en toda una joya que todos los asistentes guardaran en su memoria.

No hubo barreras, y Tomás Campuzano, Víctor Méndez y Vicente Ruiz “El Soro”, dejaron vivencias y anécdotas de sus carreras taurinas y hablaron del estado actual de la fiesta sin olvidarse de reclamar la reconstrucción de la plaza de toros de Lorca. Por eso motivo, los tres toreros dejaron patente su disposición de torear un festival por la causa, en el caso que este hiciera falta celebrarse.

En la noche se descubrió que Tomás Campuzano es el segundo torero, por detrás de Lagartijo, que más Miuras ha toreado en Bilbao. El de Écija, actualmente apoderado, dejó patente la necesidad de darles cancha a los novilleros, porque sin novilladas, la tauromaquia no tiene futuro. Algo que remarcaron también sus compañeros de la noche. Tomás, figura del toreo en Venezuela, no lo tuvo fácil en España, donde toreó las corridas más duras del campo bravo, tanto fue así que recordó que los Miuras le perseguían hasta en sueños, sacando la sonrisa a todos los asistentes al acto.

Víctor Mendes, alentado por “El Soro”, dio una clase improvisada de buscar la pureza en la colocación de los pares de banderillas. El portugués, considerado el más puro en el segundo tercio, comparó el tercio de banderillas con el rejoneo, considerándolo un arte de líneas al que es muy difícil llegar a su perfección. El diestro luso remarcó su preocupación por la poca rivalidad de los actuales toreros en la plaza, poniendo su época como la que más amigos hizo, pero fuera de las plazas. Dentro de ellas la palabra amistad no existía.

Vicente Ruiz “El Soro” puso énfasis en la personalidad. Sin ella los toreros pasan a ser uno más. En ese sentido explicó que mientras otros toreros banderilleaban hacía delante él consiguió darle la vuelta y banderillear para atrás, creando los famosos pares de la moviola y el molinillo. La emoción llegó al recordar la tarde de Pozoblanco, donde perdió al que consideraba su maestro, Francisco Rivera “Paquirri” y al diestro albaceteño Dámaso González, con el que tuvo el placer de estar el pasado año en Lorca. Pero pronto cambiaron las tornas y Vicente, todo un showman, hizo que la risa fuera un tono contante en la noche.

Una noche que acabó con el nombramiento de Manolo Molés como socio de honor del Club Taurino de Lorca por iniciativa de su Junta Directiva, por su colaboración y lucha por la reconstrucción del coso de Sutullena. Un nombramiento que comparte con nombres de la talla de Francisco Rabal.

El Ciclo Taurino del Club Taurino de Lorca continúa el próximo viernes 9 de febrero con la tertulia “Rompiendo Barreras” con la presencia de la matadora de toros y madre del torero Fortes, Mari Fortes y Conchi Ríos que estarán moderadas por María José Barrera, hija del matador de toros caravaqueño, Pedro Barrera en el Palacio Huerto Ruano de la Ciudad del Sol a partir de las ocho y media de la tarde.