Un Cebada Gago compite en Salzburgo

Sí, Campero, de Cebada Gago, viaja en estos momentos hacia la ciudad austriaca donde nació Mozart. Es el ejemplar que pueden ver en la galería adjunta. Tras dos días de trayecto por carretera será evaluado allí, entre el 22 y el 25 de febrero por un estricto jurado. Lo acompaña Javier Celay, quién propuso la idea a la European Taxidermy Championship. Se trata de un certamen bianual número uno en el arte del disecado. Y dicha idea fue acogida con entusiasmo por el comité de selección, ya que si bien han tenido completos hasta elefantes, nunca un toro completo; solo alguna cabeza. De la importancia del evento da noticia el hecho de que esa cultísima ciudad llena todos sus hoteles con asistentes al acontecimiento, y es urbe de muchos, sobre todo musicales.

Este Cebadita fue lidiado en una corrida de la localidad toleda de Villaseca de la Sagra. Ahora Campero, tras un esmerado trabajo de este taxidermista navarro, casi ha recuperado la vida. Incluso le ha puesto alguna baba para aumetar el realismo.

Javier Celay, residente en Iracheta Navarra, ya disecó dos toros completos para el Museo de la monumental de Pamplona.

¡Suerte en Austria, maestro!

Jesús Javier Corpas Mauleón, Pamplona. @jesjacor

CRÓNICA VISTALEGRE. Los de la A coronada dan contenido, y la terna da argumentos en Vistalegre

Día D, hora H. Vistalegre, Madrid…La A coronada, y una terna que daba argumentos al aficionado, y al contenido que ofrecía el cárdeno de Victorino Martín García, honrando de esta manera, la sucesión de D. Victorino Martín Andrés. Pues permítanme un apunte antes de leer el contenido (y nunca mejor dicho) argumentando la tarde del homenaje al emblemático ganadero.

Cuando hay materia prima, con sus matices dependiendo del encaste, y una terna, cada uno con su concepto y su forma de concebir el toreo, pero con la disposición de ofrecer al respetable una tarde de toros, con argumentos para volver, este el mejor argumento sostenible, para defender el segundo espectáculo en vivo en España. Toros, y toreros.

Abría la tarde el torero de Linares, Curro Díaz. Con el capote, dejó dos verónicas muy personales a un animal que ya desde el principio, marcó que se quedaría corto en las telas. En el caballo, cumplió sin más. La faena en el último tercio, fue basada en detalles muy propios y personales con momentos muy buenos sobre todo por el pitón derecho. Pero todos de uno en uno, sin poder cincelar una obra con su primer oponente, pues el animal embestía siempre con la cara alta. Estocada

Con el cuarto de la tarde, Díaz destapó el tarro de las esencias, realizando el toreo de altos quilates. Toreo de aquel que es capaz y tiene la facilidad de torear con arte. Tras los anteriores tercios, varas y banderillas, el respetable estaba con ganas del toreo del torero de Linares. Faena cincelada con muletazos que parecieron carteles de toros, y de trazos sobre la arena que parecieron pinceladas. No fue de demasiado contenido, si no de más paladeo. A pesar de la estocada caída, el conjunto hizo que cortase una oreja del segundo de su lote.

Luque recibió al segundo por verónicas, y de igual manera el cárdeno de la A coronada, marcó su exceso recorrido. En el caballo, el toro cumplió sin más, pero más de lo esperado por lo que estamos acostumbrados. Con la muleta, esculpió una faena de suavidad y gusto con el toreo fundamental por ambos pitones, sobre todo por el derecho. Estocada defectuosa.

Poco pudo hacer Luque con el feo y áspero quinto. Mucho cuello pero poco fondo, y en el que solo pudo mostrar sus ganas cuando el respetable se impacientaba y procuró poner calma ante la situación, intentando sacar agua de un pozo que estaba prácticamente vacio

Es sin duda un ejemplo de lo que es torear, y acoplarse a las embestidas, lo que hizo de Justo con el tercero. Tras un recibo de capa un tanto aseado que remató con una torera media de rodilla en tierra, instrumentó una faena de emoción, coraje y compromiso. Rotundo estuvo por el derecho, por donde el respetable vibró, y aunque lo intentó por el izquierdo, fue por el derecho por donde el público vibró de nuevo. Pecó de no llevar la espada de verdad desde el principio, y a pesar del estocadón, sólo cortó una oreja al primero de su lote. Estocada

Labor de querer y esperar la de Emilio con el último de la tarde. No era del todo mala la condición del cándeno, pero había que saber tocarle las teclas  precisas, y la disposición y empaque del extremeño, estaban dispuestas a ello. Reponiendo y oponiéndose a pasar, el buen hacer de de Justo y su constancia, fueron las claves para sacar todo lo que tenia el animal, que rebanaba sobre todo por alto. Estocada caida

FICHA DEL FESTEJO:

Algo más de media entrada con el público muy bien repartido, aparentando más lleno en los tendidos.

Los de Victorino Martín, nobles aunque de diferente condición, excepto el quinto que no tuvo nada, y el cuarto que tuvo mucha calidad.

Curro Díaz. Saludos y oreja

Daniel Luque. Saludos en ambos

Emilio de Justo. Oreja y palma

 

Castellón se vuelca con la juventud

La empresa Gestión Universal de Espectáculos S.L. se ha volcado de lleno con la juventud para la próxima Feria de la Magdalena de Castellón. Los jóvenes hasta 16 años podrán ir gratis tanto a la novillada del domingo 4 de marzo como al festejo de rejones del lunes 5, siempre y cuando lo hagan acompañados por un adulto con entrada. Solo tendrán que identificarse en las puertas de acceso a la plaza.

“Es una manera de enganchar a los jóvenes para que conozcan la Fiesta”, asegura el gerente de la empresa, Alberto Ramírez. “Hoy en día tienen mucha oferta de ocio, por eso hace falta que hagamos iniciativas como esta y nos volquemos con quienes van a ser los futuros aficionados”.

ABONO JOVEN.- Además, la empresa ha vuelto a poner a disposición de los menores de 28 años, un Abono Joven para toda la feria, en el que por tan solo 90 euros, podrán disfrutar de cuatro corridas de toros, una de rejones y la novillada picada. Estos abonos se pondrán a la venta en taquillas el próximo miércoles 21 de febrero y para solicitarlo, será imprescindible llevar DNI y una foto tamaño carné.

“El año pasado alcanzamos los 500 abonados. Fue un éxito, lo que indica que los toros sí interesan a la juventud. Cuando miro los tendidos de esta plaza, siempre veo caras jóvenes y, además, vienen a disfrutar de los toros de verdad porque son auténticos aficionados”, explica Alberto Ramírez.

Como novedad, este año se habilitarán dos accesos a la plaza especiales para quienes tengan este abono.

Emilio Muñoz: “Antes los chavales queríamos ser toreros para ser alguien en la vida, ahora hay que ser rico para empezar a pensar en ser torero”

El ciclo Taurino ‘El toro en las artes’ que organiza el área de Gestión de la Ciudad del Ayuntamiento de Roquetas de Mar contó con la presencia del torero sevillano Emilio Muñoz que respondió a las preguntas del periodista almeriense Juan José García.

Fue una hora y media intensa donde el diestro de Triana contó algunos pasajes de su vida y también algunas anécdotas vividas a lo largo de los 20 años que estuvo en activo. A la cita no faltó la primer teniente de alcalde de Roquetas, Eloísa Cabrera, acompañada por Manuel Caballero, gerente de la Plaza de Toros de Roquetas de Mar.

Muñoz habló del temple en su forma de torear. “En una novillada en Valencia en Fallas de Diego Romero habría 2.000 personas en una tarde fría. Recuerdo que di un par de series al natural, y al día siguiente, Vicente Zabala en su crónica hablaba de Emilio Temple Muñoz. En la pluma de un periodista de esa categoría que te pusiese ese apodo me benefició mucho a lo largo de mi carrera”.

Emilio Muñoz fue un niño prodigio en el toreo. En Roquetas recordó sus inicios. “Yo empecé a descubrir con mi padre, que era empresario de plazas pequeñas, el mundo del toro cuando era un niño. Hoy ser torero es una cosa muy complicada, porque es una carrera que hay que financiar. Antes los chavales queríamos ser toreros para ser alguien en la vida y para mejorar económicamente, ahora hay que ser rico para empezar a querer ser torero”.

Muñoz fue bautizado como el ‘Mozart del toreo’ por Simón Casas. Recordaba el torero sevillano el vínculo que siempre tuvo con Paco Camino. “Mi padre quiso ser torero. Era un gran aficionado y entonces era muy amigo de Paco Camino. Mi padre tenía una moto, una Guzzi y se lo llevaba a Camino a los tentaderos”.

“La primera vez que yo fue a Madrid a hacerme un vestido de torear tuve la gran suerte de coincidir con Camino en la sastrería de Santiago Pelayo. Me acuerdo que Paco Camino se estaba probando uno y cuando salió le dijo al sastre, lo que se haga el chiquillo del Nazarero me lo cargas a mí. Me invito a mi primer vestido de torear, un capote y una muleta” contó Muñoz.

“A mí no hubo nadie que me enseñara a torear, ni siquiera mi padre, lo que sí hizo mi padre fue llevarme a todas las corridas que podía. Siempre me decía que observara a los toreros y me fijara en lo que hacían”, subrayó el torero que cuenta con 55 años. “Yo siempre me fijé cuando era muy joven en Paco Camino, mientras que mi padre era partidario de Antonio Ordóñez” señalaba.

Muñoz la primera vez que visitó la plaza de toros de Madrid fue junto a Ángel Teruel y José María Manzanares (padre). “Fui precoz en el mundo taurino y eso hizo que cuando cumplí 20 años de alternativa me di cuenta que esto ya no tenía sentido. Me presento en Madrid en el año 1980 a confinar la alternativa y no había debutado en Madrid como novillero. Había un grupo de periodistas que tenían una tribuna en el diario Pueblo, y no era muy amigo de Navalón. Me hicieron una campaña donde me miraron con cierto reparo”.

“Nunca triunfé en Madrid porque no fui capaz, la culpa no la ha tenido ni el viento, ni el toro ni el público. La culpa de que una persona no llegue a dónde quiere llegar es por él. Nunca le eché la culpa a nadie. Es una espina en mi carrera, que ahí se quedara porque yo no voy a volver a torear, lo tengo más claro que el agua”, dijo Muñoz.

Sin embargo, Muñoz siempre tuvo un gran éxito en Pamplona donde arrasaba. “He tenido suerte en todas las plazas de España menos en Madrid y Bilbao. En el resto he tenido suerte. Luego las dos plazas que me han dado protagonismo en mi carrera como torero han sido Sevilla y Pamplona”.

En referencia a la plaza de la Maestranza de Sevilla, Muñoz subrayó que “no fue fácil abrir la puerta grande y eso me llevó 15 años, no fue de un día para otro”. El maestro de Triana también recordó a la figura de Paquirri y José Cubero ‘Yiyo’. “Cuando Paquirri cae en Pozoblanco en 1984 y José Cubero al año siguiente en Colmenar, yo decido retirarme al año siguiente. Me retiro porque empecé a darle vueltas a la cabeza y tenía claro que un toro me iba a coger y me iba a matar”.

“Cuando eres un chico joven en el mundo del toro, y te enteras que Paquirri, que era una persona con un gran poderío fuerza, lo ha matado un toro, el mundo se te empieza a tambalear. Al año siguiente cae Yiyo, que curiosamente yo toree el día antes en Calahorra, un pueblo de La Rioja. Cuando acabó la corrida estuvimos hablando y al día siguiente lo mató un toro”.

En 1986, Emilio Muñoz abandona los toros por tres años, tiempo donde contrae matrimonio y tiene sus hijos. “En ese tiempo me doy cuenta de verdad, que en realidad, lo que quiero ser en la vida es torero”. En el año 1990 regresa a los ruedos en Vinaroz en Castellón, con el afán de “limpiar mi nombre y demostrar que Emilio Muñoz era un torero. Habían pasado cosas, circunstancias, historias y bulos. Lo que me motivaba en esa reaparición era ser torero con los cinco sentidos y llegar al esplendor de mi tauromaquia”.

“Delante de un toro no se disfruta. Cuando hoy escucho a muchos toreros que van a disfrutar yo me pongo de los nervios. Yo me moría de miedo, yo disfrutaba cuando aquello había pasado. Yo no he disfrutado en mi vida delante de un toro, jamás”, dijo Muñoz.

También a lo largo de la entrevista se hizo referencia a su participación en un videoclip de Madonna. “Madonna envió durante toda una temporada a Michael Haussman director del videoclip a ver toreros en España. Este señor había hecho fotos de tres toreros de aquellos momentos y se las había mostrado a Madonna y ella me había elegido a mí. En principio pensé que era una broma de algún programa de televisión. Al final, no era una broma y lo hice”.

Con la perspectiva del tiempo, Emilio Muñoz valoró su carrera asegurando que “es importante las personas que tienes al lado. Llevarte 20 años con tus altibajos en el escalafón taurino no es fácil. Creo que he podido ser mejor torero de lo que he sido. Si yo hoy quisiese ser torero, sería mucho mejor torero de lo que fui. Para ser torero es fundamental la afición. Ahora tengo más afición que cuando quería ser torero. Hay un ejemplo como Enrique Ponce que es un maestro, y que hoy día se mantiene porque tiene una afición que lo supera”.

Emilio Muñoz también recordó a la figura de Paco Ojeda, que revolucionó el mundo de los toros. “Cuando Paco Ojeda irrumpe en el mundo del toro, hubo periodistas que lo llamaron un saco de patatas. Paco irrumpe como novillero y forma un lío tremendo. Toma la alternativa y ahí se oscurece y resulta que llega a Pamplona en una corrida conmigo y deja de torear ese año. Luego vuelve y forma un lio tremendo. Yo he visto toreros mejores, pero Paco Ojeda es el torero que más me ha impresionado”.