CRÓNICA OSSA DE MONTIEL | La de Daniel Ramos, vino con opciones.

La de Daniel Ramos, con casi cuatro años, vino con opciones en mayor o menor medida. ¿Las aprovecharon los novilleros? Pues oiga, hubo un poco de todo, pero las formas de los tres, cada uno en su concepto, no me desagradaron. Son novilleros, y hay que darlos tiempo, y más en estos tiempos de reducción de festejos. Uno no torea todo lo que quiere. Con sus aciertos y sus errores, virtudes y defectos, los tres dejaron apuntes en el ruedo de Ossa de Montiel.

Carlos Aranda saludó por verónicas al primero de la tarde. Colocado en suerte, tomó un puyazo, y sin definir en banderillas, todo quedó el la suerte y en las manos del novillero. La estructura de la faena, la fraguó bajo las buenas formas y el buen concepto manejando la franela por ambas manos. Supo componer la figura y acompañar la embestida del novillo, en ocasiones descompuesta y soltando la cara. Lo más macizo de la faena, fue en los finales de la faena con la zurda toreando de frente y a pies juntos. Estocada.

Con garbo recibió Carlos al segundo de su lote en el saludo capotero. Tras el puyazo colocado en muy bien sitio, el tercio de banderillas no brilló con luz propia. El novillero con la franela, usó de nuevo su registro de buenas formas y excelso concepto pero sin redondear su obra. El novillo, sin ser malo, no tuvo esa embestida franca para la comunión con el novillero y llegar con fuerza al tendido. El punto álgido llegó en el ultimo tramo de la faena con la zurda.  Varios pinchazos, y estocada trasera haciendo guardia.

Rocío no encontró acople en el saludo capotero con el primero de su lote. Tras el encuentro con el caballo, el tercio de banderillas estuvo sembrado de dudas y de desorden, todo quedando en manos de la novillera. La manchega, fraguó el grueso de la faena sobre la zurda, haciendo todo con cierto sentido. Toques suaves y midiendo las alturas y la distancia para meter al novillo en la franela. El de Daniel Ramos, enseguida bajó la persiana y la olla no terminó de hervir. En el momento de cuadrar al novillo para ejecutar la suerte suprema, pasó un mal trago y pinchó en varias ocasiones y tuvo que usar en repetidas ocasiones el descabello.

Rocío intentó hacer las cosas bien en el segundo de su lote. Sobre todo querer poner bien en suerte al novillo en el caballo. El tercio de banderillas, tuvo cierto desorden producido por el novillo. La cordobesa brindó al respetable en una clara declaración de intenciones, pero…Pero la mano izquierda de la novillera manejando las medias alturas, estuvieron por encima de las embestidas del novillo que buscaba las tablas. La colocación de frente y la presentación de la muleta ante la cara del novillo, han dejado ver su preparación durante el invierno, y el intenso ejercicio de toreo de salón. De nuevo con la espada y el descabello, pasó un mal rato.

Diego García, recibió al primero de su lote de manera variada con el capote. Tras el encuentro con el caballo, precedió un quite por tafalleras, y una tijerilla para rematar con una larga de pie. En el tercio de banderillas, el novillo mostró sus virtudes. Diego brindó al respetable para acto seguido estructurar una faena con mucho sentido, llena de armonía, y de buen trazo en los naturales. Con la diestra, le sopló también un par de tandas que llegaron de pleno al tendido. Y por encima de todo esto, su disposición totalmente innegable. Dos pinchazos y estocada y golpe de descabello.

El saludo capotero al segundo de su lote y último de la tarde, fue más macizo y asentado, de mejores formas. Diego salió más templado. En el caballo y durante el tercio de banderillas, el novillo estaba sin definir, todo quedando en manos del novillero. ¡Agüita los dos pares de Juan José Rueda El Ruso! El novillero de San Sebastián de los Reyes, bajo el pasodoble Francisco Alegre, intentó estructurar la faena en el centro del ruedo con la diestra, pero hubo más voluntad que brillantez. La embestida del novillo tampoco fue la mejor, pues salía suelto del engaño. Con la espada, tampoco estuvo muy acertado.

FICHA DEL FESTEJO:

Plaza de toros de Ossa de Montiel, bajo el aforo permitido por las medidas sanitarias. Novillos de Daniel Ramos, manejables, siendo los mejores, primero, tercero y cuarto.

Carlos Aranda. Dos Orejas y palmas

Rocío Romero. Silencio en ambos

Diego García. Oreja en ambos

Castilla-La Mancha sigue sumando fechas

Otra más para Castilla-La Mancha. De nuevo y una vez más, la empresa Jucar Toros, sigue apostando por Esquivias, (Toledo) pero en esta ocasión, con una novillada sin picadores con novilleros toledanos. 

El día 1 de mayo los novilleros Daniel Pérez, Raúl Puebla y Nacho Torrejón, lidiaran y estoquearan una novillada de Montealto.

Ellos, pueden ser el relevo generacional del escalafón superior. El futuro y no muy lejano, puede estar en sus manos. Novillero y cantera, hay en Castilla-La Mancha y en el resto de la geografía española. Simplemente hay que darlos hueco. El gesto del empresario Juan de Padua, le honra por montar una novillada con novilleros de la provincia. El futuro de ellos, también pasa por las manos de los empresarios.