Juan de Castilla: “Después de Vic y Madrid no me va a quedar mucho dinero, pero es algo que siento que debo hacer”

El colombiano compagina su trabajo con duros entrenamientos en unas jornadas extenuantes para alcanzar su sueño

por | Feb 6, 2024

Juan de Castilla: “Después de Vic y Madrid no me va a quedar mucho dinero, pero es algo que siento que debo hacer”

 

El torero colombiano Juan de Castilla ha atendido la llamada de La Tierra del Toro para contarnos sus intenciones de cara a esta temporada 2024, donde debe tratar las oportunidades que tiene por delante gracias a lo cosechado durante la pasada campaña y en los festejos que ha toreado en su campaña americana. El joven diestro, afincado en Guadalajara, continúa con la lucha que un día consiguió iniciar en nuestro país gracias al artista Fernando Botero por poder vivir de su profesión.

Mientras tanto, combina largas jornadas laborales en una empresa de mensajería con duros entrenamientos para tratar de llegar preparado a los compromisos que se ha ganado. Por el momento, tras las buenas sensaciones que dejó en su confirmación de alternativa, está acartelado en Madrid con la corrida de Miura, pero ese mismo día también está anunciado por la mañana en la Corrida Concurso de Vic-Fezensac.

  • Parece que esta temporada empiezas a recoger los frutos del trabajo realizado durante estos años y tras un gran 2023 en el que aprovechaste las oportunidades que tuviste.

– Sí, por fortuna este año ya se va viendo la luz en el camino y se va viendo que el esfuerzo está trayendo sus recompensas, y esperemos que se vea reflejado en muchas corridas de toros y sobre todo, en éxitos. Por mi parte la preparación, el entrenamiento y la entrega están siendo máximas; es algo innegociable, es diaria, constante y muy a conciencia, y espero que sea consecuente la vida conmigo en este aspecto.

  • ¿Cómo es ese día a día y esa preparación? 

-Mi día a día es extenuante y convulso. Empieza desde muy temprano, porque como lamentablemente no puedo vivir de mi profesión y me toca trabajar, me despierto sobre las 3:45 de la mañana, me organizo, me ducho y me voy a trabajar. Yo vivo en Guadalajara, trabajo en Coslada y entro a trabajar a las 5:00 de la mañana hasta las 13:00. Cuando salgo, cojo el coche y me voy al gimnasio. Llego al gimnasio sobre las 13:30-13:45 y estoy entrenando hasta las 15:30-15:45, que me voy a casa a comer algo rápido y salir de nuevo a entrenar a las 16:30 hasta las 20:30 de la noche. Luego me voy a casa, me ducho, ceno algo y me voy a la cama sobre las 23:30 y cojo la cama sin aliento ya. Más o menos ese es mi día a día, y ahora que viene la temporada tengo que estar mucho más preparado y los entrenamientos se intensifican. Es un proceso largo y tedioso, pero merece la pena el esfuerzo.

  • Y ahora de cara a la temporada, ¿Cómo es esa preparación mental? Porque imagino que tiene que ser complicado con una rutina tan exigente.

-Esa parte es para mí quizás la más importante. Tú puedes estar muy fuerte físicamente, estar muy preparado y entrenar muchísimo, pero si la mente no la tienes sólida es imposible que puedas con cualquier cosa ni con cualquier toro, ni con cualquier circunstancia de tu vida. Intento leer mucho, meterme mucho en mi situación, en todo lo que ocurre y me va a ocurrir, y prepararme siempre tanto para lo bueno como para lo malo, para que nada me sorprenda y tratar de generar en mi mente muchos escenarios y crear soluciones para todos ellos, así en el momento en el que por cualquier motivo surja un escenario parecido, ya voy a estar medianamente preparado. Para mí es muy complejo porque no tengo tiempo para sentarme o hacer algo más sólido en este aspecto, pero siempre intento que la mente esté fuerte.

  • Hablemos de ese 19 de mayo, de cómo afrontas ese reto y de cómo vas a hacerlo para llegar a los dos compromisos que tienes ese día en Vic-Fezensac y en Madrid.

-Ese día es para mí el “Día D”, es el Desembarco de Normandía porque por esa parte de Francia se empezó la liberación de Europa, y para mí en este caso, espero que sea la conquista de Europa. Es un día muy esperado y muy complicado. Tenemos muchas opciones, pero la más viable es torear, salir corriendo de la plaza de Vic y tomar una avioneta desde el aeropuerto de Toulouse o de Pau, y volar a Cuatro Vientos para de ahí coger un coche e ir a la plaza en caso de que estemos muy justos de tiempo, o si me da tiempo, pasar por el hotel a cambiarme.

Es una apuesta muy grande, pero creo que de eso se trata la vida. Nadie sabe lo que va a ganar apostando, o lo que va a perder, pero sí es verdad que uno sueña con siempre ganar, y ese es el objetivo.

  • Además del reto que ya supone torear dos corridas en un mismo día, con esa distancia entre las dos plazas, lo es más si cabe porque en Vic tienes una corrida de toros concurso y poco después te espera en Madrid la de Miura.

-Sí. Otra cosa sería por la mañana matar la de Núñez de Cuvillo y luego salir corriendo a matar por la tarde la de Jandilla, Garcigrande o Victoriano del Río en Madrid, pero no (Risas). Mi vida siempre ha sido así, ha sido de retos muy fuertes y atrevidos, y por la mañana es una corrida concurso con toros de Prieto de la Cal y Pagés-Mailhan, en Vic-Fezensac -que ya sabemos la importancia que tiene esa plaza en el ámbito torista-, y por la tarde una de Miura.

Así que sí requiere mucha preparación mental y física, pero principalmente mucha ilusión. Creo que este reto sin ilusión es directamente imposible e inviable, pero a mí me ilusiona. La verdad es que este tipo de retos y de circunstancias en mi vida me motivan para dar mucho más y entregarme mucho más. Mi padre siempre me decía que mientras mayor es el reto, mayor es el triunfo. Y espero que sea un triunfo muy gordo.

  • Si me permites la pregunta Juan, supongo que la apuesta también supone un tremendo esfuerzo económico para poder cumplir con los dos compromisos. Algo que en tú situación es todavía más admirable.

-Sin duda. Es evidente que tomar ese riesgo de emprender este viaje de Vic a Madrid en el día y con tan poco tiempo requiere una infraestructura muy grande, muchísima gente, muchos movimientos, y todo esto es dinero. Yo tengo asumido que después de Madrid y de Vic no me va a quedar mucho dinero, pero es algo que siento que debo hacer. Y lo estoy mirando más como una inversión, porque es una apuesta muy grande y si salen las cosas mal se va a notar mucho, y si salen bien también se va a notar mucho. Entonces vale la pena el esfuerzo y vale la pena arriesgar, y creo que es una apuesta de la que puedo salir ganando y bien parado, aunque no creo que me quede mucho dinero para llevarme a casa.