Ni la firmeza de Perera salva el Día del Patrón en Madrid

Los pupilos de El Parralejo deslucieron un festejo en el que confirmó Alejandro Fermín

por | May 15, 2024

Ni la firmeza de Perera salva el Día del Patrón en Madrid

 

 

El día del Santo patrón, San Isidro Labrador, se fue al traste con una corrida que adoleció de casta y de raza, de El Parralejo. Y cuando no puede ser, no es, y no hay que darle más vuelta al asunto. Por otro lado, la terna hizo más larga la tarde, con quites artísticos que no tenían sentido, puesto de que era previsible de que no hubiese lucidez alguna, y con faenas excesivamente largas cuando no había prácticamente eco en los tendidos. Mientras sonaban los avisos, la tarde se iba volviendo más gris y taciturna. Y la tarde no estaba para nadie.

Abrió la tarde del Día del Patrón “Escultor”, un toro abanto de salida y pendiente de todo. Complicado dada lo condición del animal fue el tercio de varas, hasta tres entradas se vieron. El de El Parralejo humilló a los capotes de los subalternos sin terminar de romper. La solvencia fue el pilar del tercio de banderillas sin ningún par reseñable. Tras la ceremonia de confirmación, no hubo brindis por parte de Alejandro Fermín. En una primera tanda por el derecho, en la que faltó más ajuste, probó el confirmante al burel. Mejor fue la segunda, ya por el izquierdo. Se vino a menos el animal, que duró poco pese a querer embestir bien y mostrar nobleza. Lo intentó Alejandro en un par de tandas más sin obtener lucimiento alguno. Tras un pinchazo, logró dejar una estocada defectuosa y tuvo que usar el descabello. Sonó un aviso.

El segundo de la tarde, “Hostelero” fue ligeramente protestado de salida. Sin gracia en el saludo, acudió sin más a la cita con Miguel Ángel Perera. En el caballo, el toro se empleó en el segundo puyazo, haciendo una pelea mentirosa, para acto seguido cortar y medir en banderillas. Tras la devolución de trastos de Alejandro Fermín a Perera, el Puebla de Prior, estructuró una faena basada en la suavidad en los cites, y en no exigirle ni someterle demasiado al toro. Miguel Ángel lo intentó por ambos pitones, pero sin apenas eco ni repercusión en los tendidos por la condición de “Hostelero” Su falta de raza, condicionó la labor del torero. Estocada caída.

El tercero de la tarde, “Zaherido” también fue levemente protestado de salida. Este, ya cantó de salida en el capote de Paco Ureña, que no andaría sobrado de fuerzas. En el caballo, se dejó metiendo los riñones, lo poco o mucho que tenía. Eso sí, en banderillas siguió mostrando buena condición para embestir. El diestro murciano, comenzó la faena por ayudados por alto, cargados de torería, y a partir de ahí, todo fue a menos y a peor por la falta de raza del toro. El toro soltaba la cara en cada muletazo por su falta de fuerza. Paco lo intentó por ambos pitones pero sin éxito. El toro sólo duró lo que es el inicio y por la inercia y no tener que humillar para embestir. Dos pinchazos.

El cuarto de la tarde, “Bienmesabe” ya un toro digno para la plaza de Madrid por hechuras, no dijo tampoco nada en el saludo capotero de Miguel Ángel Perera, que ya recuperaba su puesto de antigüedad en la tarde. Este, de El Parralejo, salió manseando del caballo y en banderillas ya terminó de confirmar su condición. Mientras tanto Vicente Herrera, y Jesús Diez Fini, se desmonteraron tras parear. El diestro extremeño supo ganarle la partida al toro desde el inicio, comenzando con un pase cambiado por la espalda y acto seguido, toreando de rodillas. En el toreo fundamental sobre todo por la diestra, hubo más mando y dominio que estética. La forma de embestir del toro, no daba para más. Miguel Ángel optó por invadir los terrenos del toro para abrochar la faena, e intentar levantar el ánimo en los tendidos. Metisaca y estocada baja.

El quinto de la tarde, “Ostrero” fue más parado de salida, que el toro de Osborne de la carretera, pero al entrar en la jurisdicción del varilarguero, sí pareció querer enterarse de donde estaba. En banderillas, terminó de demostrar lo que el toro llevaba dentro, y lo que llevaba dentro, era nada y menos. Paco en la muleta, lo hizo embestir, y no escatimó en esfuerzos para meter al toro en la muleta por ambos pitones, pero sin eco en los tendidos. Muletazos enganchados, y dados de uno en uno, para acabar no diciendo nada. Estocada baja.

El sexto y último, “Gestor” prácticamente nos contó la misma película que los cinco anteriores. Y la película si la rebobinamos, es; sin decir nada de salida y mostrando ya evidencias de la falta de raza, una pelea simplona y sin más en el caballo, y en banderillas acudiendo prácticamente por la inercia. Alejandro Fermín, el recién confirmado, lo intentó por ambos pitones, pero sin eco en los tendidos. Eso sí, mostró sus buenas formas, dentro de lo que cabe por la condición del toro, y también por su morfología. Alto y grande como el solo. Y un toro así de grande es difícil que pueda embestir bien. Dos pinchazos y estocada trasera y tendida.

FICHA DEL FESTEJO:

Madrid. Martes 15 de mayo de 2024. Quinta de la Feria de San Isidro.

Entrada: Lleno total.

Toros de El Parralejo. De poco juego en general y faltos de fuerza y raza.

  • MIGUEL ÁNGEL PERERA: palmas tras aviso y silencio tras aviso.
  • PACO UREÑA: silencio y silencio.
  • ALEJANDRO FERMÍN, que confirmó alternativa: silencio tras aviso y silencio tras aviso.

Incidencias: Vicente Herrera, y Jesús Diez Fini, se desmonteraron en el cuarto de la tarde.

Quinta de San Isidro 2024