Miura saca sus señas de identidad en Las Ventas

Destacaba también en la tarde las buenas lidias realizadas por Juan de Castilla

por | May 19, 2024

Miura saca sus señas de identidad en Las Ventas

 

 

 

Una corrida de toros de Miura siempre levanta expectación, por el tipo de toro que es, gracias a su morfología y comportamiento, que es totalmente diferente al gran porcentaje de toros que se ven en las grandes ferias. Miura para bien o para mal, sigue siendo Miura, y presentando sus señas de identidad. Por lo pronto, los más duros de la corrida han sido el tercero y sexto, y los que más se han prestado para el toreo el segundo y quinto. El primero no ha tenido ni un pase, y el cuarto lo poquito que ha tenido lo ha regalado por el pitón derecho.
Por otro lado, la terna, ha estado por encima de los toros y de las circunstancias. Rafaelillo mostrando su oficio tras treinta años de alternativa, Juan de Castilla reafirmando su firmeza y pidiendo paso a gritos, y Jesús Enrique Colombo, reivindicando su valor con el lote más peligroso.

El primero de la tarde, “Almejito” se llevó una ovación de salida. Rafaelillo, experto en este hierro legendario, intentó lidiar al toro de salida sobre las piernas. Tras el paso por el caballo, y el tercio de banderillas, este de Miura, manifestó que no le sobraban las fuerzas. Y sobre todo, que sería complicado por su condición. En la muleta el toro no tuvo ni un pase, y literalmente no pasó ni una vez por la muleta, y Rafaelillo rápidamente cogió la espada para abreviar. Tres pinchazos y estocada.

El segundo de la tarde, “Infractor” no tuvo mal aire en el capote de Juan de Castilla, pero también dejó de manifiesto que no le sobrarían las fuerzas. Un trote suavón y cansino, delató lo que llevaba dentro. El paso por el caballo y el tercio banderillas, fueron la confirmación de que al toro habría que tratarle con cierta suavidad. Juan con la muleta, le recetó sobre todo templanza y buen hacer a media altura por ambos pitones, para conseguir tandas limpias y sin enganchones, y sobre todo, para que no se le cayese el toro. Así lo hizo por ambos pitones, y obtuvo el reconocimiento del respetable. El toro por otro lado, tuvo la virtud de la prontitud en los cites y la fijeza. Los mejores pasajes y de más intensidad fueron por el pitón derecho. Dos pinchazos y estocada baja y golpe de descabello.

El tercero de la tarde, “Halconero” no tuvo mal aire en el saludo capotero de Jesús Enrique Colombo. El diestro venezolano quiso lucir al toro en el caballo poniéndolo de largo, pero hubo más bien poco lucimiento por la condición del toro. El mismo matador protagonizó el tercio banderillas, exponiendo su vida, sabiendo que el toro se le venía como un tren. Colombo saludó traspadear, bajo la ovación del respetable. Jesús Enrique tras el brindis de compromiso al público, selló una faena sin fisuras desde el principio hasta el final por ambos pitones, aunque los mejores pasajes fueron por el pitón derecho. Al toro le dio sitio, pues si no se lo daba, el toro podía desarrollar ese punto de genio tan característico de Miura. Estocada baja y golpe de descabello.

El cuarto de la tarde, “Gorroncito” impuso respeto y expectación al salir. Miró en un par de ocasiones por encima de las tablas, y se prestó poco para el saludo capotero de Rafaelillo. Tras el paso por el caballo, el toro manifestó que no le sobraban las fuerzas, y así lo confirmó en el tercio de banderillas. El diestro murciano brindó al respetable, y no era para menos, pues conoce de sobra los matices de esta ganadería, y cuando se le puede sacar o no partido a un toro. Rafael le recetó muletazos con cierta belleza por el pitón derecho, aprovechando esas medias embestidas características de estos toros de Miura. Por el pitón izquierdo, la labor fue más complicada pues el toro se revolvía más rápido y se quedaba más corto. Estocada.

El quinto de la tarde, “Divorciado” de carta de presentación, se saltó dos veces al callejón. En el paso por el caballo, este de Miura, bajo los humos, y en banderillas ya terminó de apagarse…Eso sí, yendo con la cara por las nubes. Tras el brindis de Juan de Castilla, pareció abrirse la esperanza, con un toro con el que parecía no caber dudas. ¿Y como estuvo el torero? Firme, con la planta asentada en el suelo, y queriendo torear al toro como si fuese bueno por ambos pitones. Pero obviamente, el toro era de Miura, y no cabían dudas. Tras el desarrollo de las tandas, el público le reconoció la labor al torero, que estuvo por encima del toro, y por momentos dejando naturales y derechazos de buen trazo. Estocada.

El sexto y último, “Escandaloso” un galán de armas tomar, que fue recibido con una ovación, impuso respeto al saltar al ruedo venteño. Jesús Enrique Colombo lo lidió sobre las piernas de salida, pues el toro no quería pasar por el capote. El diestro venezolano, lució al toro en el caballo poniéndolo de largo, para acto seguido, jugarse de nuevo el bigote en banderillas, y aunque no hubiese especial brillantez, pero sí hubo emoción, por la peligrosidad que transmite un toro de Miura. Colombo se la jugó de nuevo por ambos pitones, y quizá más aún, por el pitón izquierdo, por dónde el toro se quedaba más corto y ofrecía más complicaciones. Por el pitón derecho aunque embistiese con la cara alta, iba el torero más tapado por llevar más muleta. Pinchazo y estocada.

FICHA DEL FESTEJO: 

Madrid. Domino 19 de mayo de 2024. Novena de abono de San Isidro.

Entrada: Lleno.

Toros de Miura. 

  • RAFAELILLO: silencio y ovación con saludos desde el tercio.
  • JUAN DE CASTILLA: ovación con saludos desde el tercio y ovación con saludos en el tercio.
  • JESÚS ENRIQUE COLOMBO: silencio y palmas tras aviso.

GALERÍA: 

Novena de San Isidro