Roca Rey abre la Puerta de los Califas en tarde de toreo caro de Ortega

Juan Ortega consiguió hacer la obra más torera al quinto de la tarde

por | May 19, 2024

Roca Rey abre la Puerta de los Califas en tarde de toreo caro de Ortega

 

 

La mejor noticia de la tarde fue el casi lleno que registraron los tendidos de Los Califas que hacía años que no se veía así. El cartel lo componían Morante de la Puebla, en sustitución del lesionado Manzanares, Juan Ortega y Roca Rey. Los astados de Domingo Hernández deslucieron el espectáculo, mal presentados y de escaso juego a excepción del último. En la tarde destacar las perlas toreras de Morante en el primero. El compás y la armonía de Juan Ortega en el quinto al que le pudo cortar un apéndice tras torearlo de forma sublime con capote y muleta con un toro que no tenia nada dentro y Roca Rey que a base de entrega y valor formó un lío en sus dos toros consiguiendo abrir la puerta de los Califas.

Morante de la Puebla salió con ganas de torear al primero de la tarde. Un animal terciado pero que lo hacía todo con clase pero justo de motor. Dejó el cigarrero cuatro verónicas de enjundia y un par de medias de cartel de toros. Tras un breve paso por el caballo Morante dejó un quite por chicuelinas lleno de temple y lentitud que hizo crujir a los Califas. La faena de Morante tuvo sabor y torería, mucha torería. Un toro de Domingo Hernández que tuvo poco fondo pero con mucha nobleza y con el que Morante dejó detalles de enorme belleza. Comenzó con ayudados por alto barriendo el lomo y prosiguió con una tanda de toreo en redondo con mucha ligazón. Muletazos a cámara lenta de bella factura. Al toro le faltó vida y eso hizo que la faena no alcanzara cotas mayores. La espada cayó baja. Ovación.

El segundo de la tarde evidenció falta de raza. Fue ‘Persianero’ que se dice en el argot. Sin pena ni gloria llegó a la muleta. Ortega comenzó la faena con mucha torería con un toreo por bajo para paladares exigentes. Después trenzó una buena tanda en redondo con gusto y ritmo. Y ahí se acabó el toro, se rajó y poco pudo hacer el sevillano. Estocada entera. Ovación.

Tecloso fue el tercero de la tarde, un toro alto y de feas hechuras. Roca Rey lo dejó todo para la muleta. Estuvo poderoso y muy inteligente. El toro deslucido pero que le dejaba estar delante sin demasiadas dificultades. La faena transcurrió por una nota media y fue al final cuando la obra alzó el vuelo. Colosal Roca Rey en las cercanías, dejándoselo llegar y pasándoselo por la barriga sin inmutarse hasta poner al público en pie. Gran estocada. Oreja.

El cuarto de la tarde salió muy justo de fuerzas y fue devuelto a los corrales tras su paso por el caballo. Con el cambio, otro animal de poca presencia, nada pudo hacer. Un toro parado, sin clase, ni raza. Morante salió con el estoque de verdad y abrevió bajo una sonora bronca. Estocada casi entera. Lo más destacado lo hizo Joao Ferreira que se desmonteró tras un gran tercio de banderillas. Bronca.

Poderoso con el capote salió Juan Ortega, le imprimió temple a un toro de Domingo Hernández bruto y sin ritmo. Fueron cinco verónicas cumbres, parando los relojes y una media a cámara lenta con el que Ortega convirtió Los Califas en un manicomio. Lo cuidó durante la lidia pero el toro no lo tenía dentro. Un inicio de faena sublime con unos ayudados por alto de rodillas barriendo el lomo y toreando con todo. El toro deslucido y parado y Ortega muy metido en la faena. Siempre templado, sin prisas, sin impacientarse. Esperando el momento. Metía la cara, pasaba sin gracia y el sevillano esculpía los derechazos a cámara lenta, al ritmo del toro. Una tanda de máxima armonía, metido entre los pitones, con medios muletazos que puso al público en pie. No se puede torear mejor que Juan Ortega. Enloqueció a los tendidos, con muletazos de uno a uno, de toreo caro y hondo. Dos pinchazos y estocada. Ovación.

Roca Rey recibió al sexto por verónicas – delantales hasta la mismísima boca de riego. Lo dejó crudo en varas y el toro sacó un toro de casta y raza más que interesante. La faena de Roca Rey tuvo altibajos con tandas de gran ligazón y reunión y otras donde no hubo tanto entendimiento. El peruano conectó con los tendidos con fuerza con el toreo en redondo. Faena de largo metraje que culminó con un toreo de cercanías que puso al público en pie. Estocada. Dos orejas.

FICHA DEL FESTEJO: 

Córdoba. Domingo 19 de mayo de 2024. Corrida de toros.

Entrada: Casi lleno.

Toros de Domingo Hernández y Garcigrande 

  • MORANTE DE LA PUEBLA: ovación y pitos.
  • JUAN ORTEGA: ovación y ovación.
  • ROCA REY: oreja y dos orejas.

Incidencias: Joao Ferreira que se desmonteró tras un gran tercio de banderillas en el cuarto de la tarde.

Córdoba