David Galván obra el milagro ante un toro de El Torero y corta una oreja de peso en Madrid

El gaditano aprovechó la oportunidad venteña y dejó una buena tarde en su conjunto

por | May 22, 2024

David Galván obra el milagro ante un toro de El Torero y corta una oreja de peso en Madrid

 

La tarde en Las Ventas, con sus matices, se fue escribiendo capítulo por capítulo con los toros de El Torero, que fueron de juego desigual, siendo el mejor para el torero en el último tercio, el cuarto de la tarde, que sin embargo en los primeros tercios buscaba la huida como alma que lleva el diablo. Y esto es la magia del toreo, que cuando no esperamos nada, se abre un abanico con infinidad de colores.

La terna, estuvo muy metida en la tarde, y cada uno con su concepto y con mejor o peor suerte, pero dieron la cara. David Galván se ocupó de ir dejando su sello y un severo toque de atención en el cuarto al que le cortó una oreja de muchísimo peso. Por otro lado, Álvaro Lorenzo se quitó esas vendas que a veces le atan para cruzar ciertas líneas, y se rompió con el quinto de la tarde en una faena que tuvo altibajos por la condición del toro. Ángel Téllez tuvo un ángel de la guarda, pues en su primero se libró de escuchar los tres avisos, y en su segundo aparte de casi escuchar los tres avisos, el toro pudo herirle feamente.

El primero de la tarde, “Vistaalfrente” fue ovacionado de salida por su aparatosa e imponente cornamenta. Este tuvo poca fijeza de salida en el capote de David Galván. Pocas cuentas quiso con el caballo, pero sin embargo, en banderillas tuvo fijeza y prontitud en los cites, algo que dejaba abierta la esperanza. Tras el brindis al respetable, y siendo consciente de su situación, el diestro tiró la moneda al aire con un toro que siendo incierto tenía movilidad. David, sobre todo mostró firmeza y la cabeza muy pero que muy despejada en el toreo fundamental por ambos pitones, y eso es algo que se vio en el tendido. El toro aun teniendo movilidad y desplazándose, no era fácil porque embestía con la cara a media altura y algo rebrincado. Y un torero cuando tiene la mente despejada, ve todo mejor de lo que es cuando realmente no es bueno del todo. Abrochó la faena con una serie de manoletinas. Estocada.

El segundo de la tarde, “Baticano” tan bien fue ovacionado de salida por lo ofensivo que era por delante. Álvaro Lorenzo declinó por el lucimiento a la verónica, y toreó para el toro. Éste de El Torero se metió los riñones en el caballo, aun sin emplearse en exceso, y en banderillas tampoco tuvo mala condición embistiendo a los cites de los capotes. Tras el brindis del diestro toledano al respetable, buscó las claves que gustan en Madrid. Distancia, tiempos entre tanda y tanda, y buscando esa colocación. Pero el toro tenía poco carbón en las entrañas, y aunque Álvaro lo intentase por ambos pitones, poco lucimiento tuvo por la falta de fuerzas del toro, excepto algún natural suelto, que si lo cantó el público. Dos pinchazos y estocada.

El tercero de la tarde, “Frunceojos” un toro grande de casi 600 kilos, no permitió el lucimiento en el saludo capotero de Ángel Téllez. En el caballo, le dieron tela marinera, y de malas formas. Las malas formas del toro, no gustaban, en los tendidos, ya que iba midiendo y esperando en banderillas. El torero de Mora de Toledo, tuvo que solventar la papeleta como pudo y lo hizo con mucha dignidad. Téllez, no tuvo dudas ante un toro que reponía en cada muletazo y media al torero en cada cite. Por el pitón derecho el toro se medio dejó, por el izquierdo, Ángel lo convenció para meterlo en la muleta, incluso buscando el pitón contrario en un alarde de valor no reconocido en los tendidos. Media estocada tendida y golpe de descabello.

El cuarto de la tarde, “Embeodado” tuvo muy mal aire de salida, y David Galván, no se pudo lucir con el capote. Tras el paso por el caballo, el toro en vez de enmendar su comportamiento, parece que se le agrió un poco más. ¡Manso! En banderillas, el toro reivindicó lo que era y lo que llevaba dentro, y lo que desarrollaría en el último tercio. ¡Estaba cantado! Y mientras tanto, Juan Carlos Rey, saludó tras parear. Pero qué tendrá el toreo, que es una magia particular en inigualable, que todo lo agrio y huidizo que fue el toro en los primeros tercios, en la muleta y en las manos de David Galván, el toro obedeció, tuvo fijeza y cierta clase al embestir. La receta del diestro gaditano fue dejarle puesta la muleta en la cara y a partir de ahí arrancar los olés en los tendidos. Galván le dio la media distancia al citar, y lo toreó a media altura por ambos pitones, que era lo que requería este toro. Con los tendidos enardecidos tras darle fiesta al toro por el pitón izquierdo, cerró la faena toreando flexionado, y con la medida exacta en el tiempo empuñó la espada. Estocada.

El quinto de la tarde, “Espadachín” no tuvo mal aire de salida en el saludo capotero de Álvaro Lorenzo. Tampoco tuvo malas formas peleando en el caballo, lo que hacía que se abriese la esperanza de cara al último tercio, aunque en banderillas hubo por momentos que embistió de manera desconcertante. Con la muleta, el diestro toledano, fraguó una faena basada en el temple y la mano baja, pero sobre todo, creyéndose lo que iba haciendo y creando y en ocasiones, fundiéndose con el toro. Los naturales llegaron con mucha fuerza al tendido, y aun siendo algunos de uno en uno y buscando la colocación, gozaron de la intensidad necesaria que se necesita para Madrid. El toro, tuvo buena condición y así lo mostró durante el desarrollo de la faena. Pinchazo y estocada casi entera.

El sexto y último, “Dardillo” no fue el toro idóneo para el lucimiento en el saludo capotero de Ángel Téllez. El tercio de varas, ni fue el más vistoso ni el más lucido, pero por lo menos en banderillas hubo eficacia, con el toro aún por definir. Mientras tanto, Juan Navazo, saludó tras parear. Téllez lo intentó por ambos pitones, concienciado de que estaba en la obligación de estar bien, aunque el toro no tuviese las cualidades necesarias para dibujar el toreo. Lo intentó por ambos pitones, pero sobre todo por el izquierdo, aún sabiendo que las opciones de lucimiento eran nulas. Mostró firmeza que no es poco, aun sabiendo que el toro le podía echar mano, y se la echó sin consecuencias en un pase de pecho. Cerró por manoletinas, y el toro le enganchó sin consecuencias, rompiéndole la taleguilla. Varios pinchazos y golpes de verduguillo.

FICHA DEL FESTEJO:

Madrid. Miércoles 22 de mayo de 2024. Undécima de la Feria de San Isidro.

Entrada: 15.462 espectadores.

Toros de El Torero. Bueno el quinto, aplaudido en el arrastre.

  • DAVID GALVÁN, ovación con saludos y oreja.
  • ALVARO LORENZO, silencio tras aviso y silencio.
  • ÁNGEL TÉLLEZ, silencio tras aviso y silencio tras dos avisos.

Incidencias: Saludó Juan Carlos Rey tras parear al cuarto, y Juan Navazo hizo lo propio en el sexto. Ángel Téllez pasó a la enfermería tras la muerte del sexto.

GALERÍA: 

Undécima de San Isidro 2024