La izquierda de Talavante, los derechazos de Ortega y la entrega de Rufo maquillan la tarde en Las Ventas

La descastada corrida de Puerto de San Lorenzo condicionó en exceso la tarde

por | May 23, 2024

La izquierda de Talavante, los derechazos de Ortega y la entrega de Rufo maquillan la tarde en Las Ventas

 

Cuando no puede ser, no es, y hoy la corrida de Puerto de San Lorenzo, hizo que no fuese. La falta de raza y de casta de los toros junto con la mansedumbre, hicieron que todo se quedase en un quiero y no puedo, excepto en el primero de la tarde, donde Alejandro Talavante le cortó una oreja al toro más potable de la tarde.

Por otro lado, Juan Ortega y Tomás Rufo se llevaron los peores toros de la tarde, pero aún así hubo detalles y momentos de ambos. Ortega sacó raza ante una fea voltereta en el quinto de la tarde, y Rufo puso la voluntad al servicio de la plaza con un toro totalmente huidizo.

El primero de la tarde, “Cubanoso” un toro muy en la línea de Puerto de San Lorenzo, fue frío y desentendido de salida, siendo fiel a su procedencia, pero no tuvo mal aire en el saludo capotero de Alejandro Talavante. En el caballo, prácticamente le señalaron, y tras dicho tercio de varas, Juan Ortega entró al quite por verónicas. En banderillas mostró nobleza, pero con la fuerzas justas. El diestro extremeño, sin probaturas, nos metió de entrante el toreo al natural en el centro del ruedo, y desde ese preciso momento, el público entró en la faena, que tuvo ciertos altibajos y no gozó de la intensidad necesaria. Los remates y los detalles tuvieron la calidad necesaria, para mantener al público enganchado. Todo lo realizado por el torero, tuvo una lógica, pero al toro le faltó brío en la embestida. Estocada.

El segundo de la tarde, “Cartuchero” fue recibido a la verónica por parte de Juan Ortega, que quiso entretenerse en parar el tiempo con el lance fundamental. Mientras tanto, entre puyazo y puyazo, el público estaba expectante por si se producía la magia, en las manos del diestro sevillano. Este del Puerto, en banderillas tuvo mal estilo manseando. Por desgracia, “Cartuchero” solo tuvo un par de tandas con embestidas cansinas, y Juan más que torearle con la izquierda lo acarició, con una exquisitez sublime. Estocada baja.

El tercero de la tarde, “Forcadillo” fue recibido por delantales por parte de Tomás Rufo, que se lo sacó toreando al centro del ruedo. Tras el primer puyazo, Rufo intentó el quite pero sin éxito. El toro estaba totalmente apagado y no quería pasar. En banderillas ya confirmó que que en el último tercio tendría más bien poco que ofrecer. El torero de Pepino lo intentó por activa y por pasiva por ambos pitones. Pero el toro en la muleta no dijo nada. Totalmente desrazado y desfondado, y con una embestida mortecina, nos hizo quedarnos con la miel en los labios. Estocada baja.

El cuarto de la tarde, “Gironero” no gustó de salida, ni su forma de embestir en el saludo capotero de Alejandro Talavante. En el caballo apretó fuerte. Durante el tercio de banderillas seguían las protestas al toro, pues parecía tener un defecto al andar. Alejandro tuvo que lidiar con la forma de embestir del toro, que quería y no podía, y con el público al estar en contra del toro. El torero lo intentó por ambos pitones pero sin éxito alguno. Pinchazo, media estocada atravesada y golpe de descabello.

El quinto de la tarde, “Cubanoso” también fue protestado de salida por su escasez de trapío. Eso sí, bajo la lluvia de protestas, Juan Ortega lo acarició y meció con el capote, aunque el toro sólo pasase por delante. Este del Puerto correteó todo lo que quiso por el ruedo de salida. Las protestas durante el tercio varas incrementaron de manera considerable. También por la falta de fuerza de este quinto toro de la tarde. Con el ambiente seriamente caldeado durante el tercio de banderillas, el presagio de cara al último tercio…. La plaza era un clamor gritando ¡Toro, toro! Y de cuando en cuando es bueno, que se alborote el gallinero, para que el presidente y veterinarios, se den cuenta de lo que puede entrar y no en Madrid. Al inicio de la faena y en un intento de trincherazo, el toro se echó a los lomos al torero sevillano, y eso hizo que el público entrase en lo que tenía pendiente por realizar el bueno de Ortega. Cuando todo parecía estar perdido, Juan en el toreo fundamental acarició al toro por el pitón derecho, y se metió al respetable en el bolsillo. Madrid es así, que cuando ve algo bueno, por muy malo que haya pasado antes, entra y lo reconoce. Los derechazos del diestro sevillano, gozaron de profundidad y estética. O dicho de otra manera, de esa sevillanía taurina, traída a Las Ventas. La importancia de la templanza y el no tener prisas, es fundamental en la vida y en el toreo, y Ortega torea tal y como es, o es tal y como torea. Templado y con gusto. Media estocada. Pasó a la enfermería tras saludar la ovación.

El sexto y último, “Cubatisto” tampoco parecía ser el paradigma de salida. Ni tuvo buen estilo peleando en los caballos. El sexto capítulo, prácticamente también se podía prever como una hoja en blanco. En banderillas, fue complicado este de El Puerto… Tras el brindis al respetable, Tomás Rufo comenzó la faena toreando de rodillas, formando un alboroto en los tendidos. En el nudo de la faena y bajo el toreo fundamental, “Cubatisto” buscaba la huida en cada muletazo. El abrigo de las tablas era el terreno del toro, y ahí fue donde el torero toledano le sacó todo lo que tenía, por ambos pitones. El público le agradeció al torero, el gesto de querer torear, yendo detrás del toro. Tomás, le ganó la partida al último de la tarde, por todos lados. Estocada baja. Se pidió el trofeo.

FICHA DEL FESTEJO:

Madrid. Jueves 23 de mayo de 2024. Duodécima de la Feria de San Isidro.

Entrada: Lleno de “No hay billetes”.

Toros de Puerto de San Lorenzo. Descastados y faltos de raza en general. El primero el mejor.

  • ALEJANDRO TALAVANTE, oreja y silencio.
  • JUAN ORTEGA, silencio y ovación con saludos.
  • TOMÁS RUFO, silencio y ovación con saludos.

Incidencias: Juan Ortega pasó a la enfermería tras la muerte del quinto debido a la voltereta que recibió durante la faena de muleta en el mismo toro. Fue atendido de: “Puntazo con hematoma en gemelo interno de la pierna izquierda y puntazo corrido en región pretibial izquierda”

Duodécima de San Isidro 2024